Actualización: Mié, 22 / Oct / 2014 5:13 pm
Miércoles, 22 / Oct / 2014

XII Congreso Internacional CONACTA 2014, expertos en nutrición y alimentación

Archivado en Salud

La Asociación Colombiana de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ACTA) llama la atención sobre la carencia de nutrientes en lo niños y adultos, y lidera una convocatoria para comer mejor.

XII Congreso Internacional CONACTA 2014, expertos en nutrición y alimentación

Mientras un 43% de los niños colombianos tiene déficit de zinc, un 10% de hierro y el 24%, de vitaminas; un 50% de la población tiene problemas de sobrepeso y obesidad, lo que refleja que hay serios problemas a la hora de alimentarnos.

En el primer caso, estamos ante un tipo de desnutrición que afecta el desarrollo, el rendimiento, intelecto, atención y bienestar; en el segundo, se trata de una problemática que a la vez aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, articulares, óseas y de diabetes, entre otros.

Por eso, la Asociación Colombiana de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ACTA), al realizar su XII Congreso Internacional, del 22 a 24 de octubre en Bogotá, quiere llamar la atención sobre estos problemas de ‘hambre oculta’, obesidad, manipulación de alimentos, buenas prácticas de manufactura y otros, directamente relacionados con la cadena alimenticia.
 
La Asociación quiere abanderar un cambio en la alimentación de la población, lo que no solo involucra a los médicos, a los nutricionistas y a la misma ciudadanía, sino a los ingenieros de alimentos, los productores, los comercializadores, los distribuidores, los dueños de restaurantes y puestos de comida, en fin, como dice en su propuesta de ‘Hacia una sociedad bien alimentada’, ¡un esfuerzo de todos!

Parte vital de la prevención está en promover una alimentación adecuada desde la infancia, con una proporción adecuada de nutrientes, vitaminas, carbohidratos, grasas, entre otros.

Un balance adecuado
Existen muchas creencias equívocas frente a la nutrición, entre ellas que muchos padres consideran que sus hijos no deben comer ciertos alimentos, cuando a su edad, todos son importantes. Por ejemplo, “las grasas son fundamentales en el desarrollo del cerebro en los niños, son precursoras de hormonas, se necesitan en todas nuestras células para un funcionamiento  adecuado. Una primera recomendación es lactar al bebé hasta los 2 años de edad o mínimo hasta los 6 meses. Los ácidos grasos  están presentes allí en la leche materna y son fundamentales para el crecimiento del niño y en el desarrollo cerebral, como lo afirma la FAO”, dice el doctor Jorge Cabrera, presidente de CONACTA 2014.

Sobrepeso y obesidad
Los malos hábitos de alimentación también hacen que hoy, el nivel de sobrepeso de la población colombiana  está alrededor del 51% entre los 14 y 68 años de edad, y esto conlleva a  otra serie de enfermedades de tipo cardiovascular, diabetes, problemas en músculos y articulaciones.

Entonces,“ vemos que la sociedad por un lado se está sobrealimentando, come en exceso carbohidratos, azúcares, proteínas; y, por otro lado, tiene carencia de nutrientes, lo que tampoco es bueno”, precisa el doctor Cabrera.

Se requiere una alimentación adecuada y esto tiene que ver con ingerir lo necesario para poder desarrollar las actividades fundamentales, como moverse, correr, pensar.

El equilibrio es determinante. “Si yo consumo 3.000 calorías al día y escasamente gasto 1.800 porque llevo una vida sedentaria, lo que voy a hacer es acumular  peso. Por el contrario, si trabajo intensamente todo el día y tengo una mala alimentación, hay carencias, enflaquecimiento, debilidad, desgaste de todo el organismo, que acude a las reservas hasta que se empieza a agotar y aparece incluso el déficit nutricional”, explican los especialistas de la Asociación Colombiana de Ciencia y Tecnología de Alimentos-ACTA.

Para los expertos, un aspecto clave está en la educación sobre el tema, en saber mas de aspectos básicos de nutrición, en balancear las grasas, los carbohidratos, los azúcares pues, aunque muchos son mal vistos, todo depende de la cantidad que se consuma. Una futura mamá, por ejemplo, debe reforzar el consumo de hierro, para prevenir la anemia en ella y en el bebé.

La invitación es a hacer un cambio de conciencia, un llamado a toda la sociedad, que toma tiempo, pero que no debe esperar.

Esto incluye también costumbres sencillas como revisar la fecha de vencimiento de los alimentos, lo que garantiza que conserva sus características iniciales de nutrición, de proteínas, vitaminas y minerales.

Igualmente, es importante mantener unas óptimas condiciones de higiene a la hora de manipular, preparar y consumir los alimentos. Es que no se logra nada si se tiene un producto  muy bueno, rico en proteínas y otros nutrientes, y si hay descuidos a la hora de prepararlo o manipularlo, se corre el riesgo de sufrir una  intoxicación por contaminación del alimento, lo que nos lleva a hablar  de la inocuidad de alimentos y seguridad alimentaria.