Actualización: Sáb, 07 / May / 2016 8:28 am
Sábado, 07 / May / 2016

¿De qué se enferman las mujeres en Colombia?

Archivado en Salud

Las mujeres con el cambio de clima, de ambiente y el traslado de un lugar a otro, son propensas más fácilmente que los hombres a la adquisición de enfermedades virales de bajo riesgo.

¿De qué se enferman las mujeres en Colombia?

Un reporte entregado de la medición en servicios solicitados por usuarias en las principales ciudades del país, de medicina pre-hospitalaria, demuestran de qué se enferman las mujeres de Bogotá, Bucaramanga, Cali, Medellín, Neiva y Villavicencio. En tre las enfermedades están las afecciones respiratorias y gastrointestinales son las principales 5 causas de incapacidad médica y ausencia en el trabajo, aunque en cada ciudad sea diferente el comportamiento de salud, existen algunas que coinciden sin importar la ubicación geográfica.

Las cinco más comunes son:

1. Rinofaringitis viral: una afección del sistema respiratorio en la que puede presentarse con congestión nasal, flujo abundante por la nariz, estornudos frecuentes, lagrimeo, irritación nasofaríngea, tos y malestar general. Puede acompañarse de fiebre.

Para tratarla, es aconsejable implementar y mantener hábitos de lavado de manos, utilizar tapabocas para disminuir el contagio, evite saludar de beso o de mano y protegerse de los cambios de temperatura.

“Si llega a presentar dificultad respiratoria, coloración azul o violácea en los labios o en la piel, respiración rápida y/o silbidos u otros sonidos que estén interfiriendo con la respiración, es importante recibir atención médica” recomienda Eduardo Meola, líder de Emermédica.

2. Gastroenteritis: la gastroenteritis es una inflamación de la membrana interna del intestino causada por un virus, una bacteria o parásitos. Se adquiere fácilmente en el aire o espacios compartidos con otras personas. La gastroenteritis viral es la segunda enfermedad más común en países como  Estados Unidos. Se disemina a través de alimentos o agua que estén contaminados y el contacto con una persona infectada.

La mejor prevención es lavarse las manos frecuentemente.

Los síntomas de gastroenteritis incluyen diarrea, dolor abdominal, vómitos, dolor de cabeza, fiebre y escalofríos. La mayoría de las personas se recupera sin tratamiento.

Para manejarla, se recomienda hidratarse con suero oral, evitar consumir lácteos, grasas y alimentos artificiales.

Es de tener en cuenta que si la sintomatología se agudiza y se evidencia intolerancia vía oral (vomitar todo lo que toma de beber), alteración del estado de conciencia, dolor abdominal mayor o igual a 8/10 o déficit neurológico, la persona requerirá atención de urgencias.

3. Dolor abdominal: Puede generarse por diversas razones asociadas a la mujer, entre ellos se encuentran estreñimiento, cólicos pre- menstruales, ansiedad, colón irritable, entre otros. Es el dolor que se siente en el área entre el pecho y la ingle, a menudo denominada región estomacal o vientre.

Mientras que el dolor se contemple en un nivel leve o manejable, se puede seguir con recomendaciones, como no consumir alimentos o bebidas, y en caso de tener una alta intensidad del dolor, equivalente a un 8/10, ausencia de flatos, vómito de sangre, deposición negra, pérdida de conciencia o parálisis en las piernas, será necesario valoración médica. De aumentar, debe consultarse a un médico.

4. Cefalea: la cefalea o dolor de cabeza representa una de las formas más comunes de dolor en la raza humana. Generalmente el dolor de cabeza se presenta de forma intermitente. Las formas más frecuentes corresponden a la migraña o jaqueca y a la cefalea de tensión.

Tanto las cefaleas crónicas como las recidivantes pueden provocar dolor y angustia, pero es infrecuente que reflejen un problema grave de salud. Sin embargo, cualquier cambio en el patrón o la naturaleza del dolor de cabeza podría ser el síntoma de un problema grave (por ejemplo, un dolor que era esporádico cambie a frecuente, o de leve a agudo), y por este motivo se debería solicitar la asistencia médica lo antes posible.

Para manejarla de forma adecuada, se aconseja permanecer en reposo en un área tranquila y con buena ventilación, preferiblemente sin exposición al ruido, luz u olores fuertes.

Si se presentan síntomas de alerta como parálisis en alguna parte del cuerpo, desviación de la boca, dificultad para articular el lenguaje hablado, pérdida de conciencia, convulsión, desorientación o un inicio súbito con intensidad 10/10, la persona requerirá una atención oportuna.

5. Trastorno de ansiedad: como su nombre lo indica, se refiere a la situación en la que el individuo experimenta una ansiedad constante y a largo plazo, sin saber su causa.

Estas personas tienen miedo de algo, pero son incapaces de explicar de qué se trata. Debido a su ansiedad no pueden desempeñarse en forma normal.

No logran concentrarse, no pueden apartar sus temores y sus vidas empiezan a girar en torno a la ansiedad. Esta forma de ansiedad puede, al final, producir problemas fisiológicos. Las personas que padecen del trastorno de ansiedad generalizada pueden comenzar a sufrir dolores de cabeza, mareos, palpitaciones cardiacas o insomnio.

En caso de presentarse recuerde retomar la calma, sentarse y permanecer en reposo en un área tranquila y bien ventilada. De igual forma, se recomienda respirar dentro de una bolsa de papel para lograr calmar la frecuencia de respiración.

Asimismo, se debe suspender la actividad que se está realizando, en especial si esta requiere coordinación motriz y esfuerzo mental.

“Al presentarse estas afecciones de salud o los síntomas de alerta, es recomendable recibir una atención médica oportuna y evitar la automedicación.” afirmó, Eduardo Meola, vocero de Emermédica.

“Hoy en día, para tratar este tipo de enfermedades, las personas pueden acceder a servicios de atención médica domiciliaria, que de acuerdo con el estado de salud del paciente, permiten tratarlo y estabilizarlo en casa o en el lugar en que se encuentre, evitando así desplazamientos y largos tiempos de espera en instituciones de salud”. Puntualizó.