Actualización: Mié, 15 / Sep / 2010 4:44 pm
Miércoles, 15 / Sep / 2010

Científicos demuestran que el dinero no hace la felicidad

Investigadores norteamericanos hallaron que la opinión de las personas sobre sus experiencias emocionales diarias se estabiliza en un nivel promedio de ingresos y no crece con un mayor sueldo.

Científicos demuestran que el dinero no hace la felicidad

Investigadores norteamericanos hallaron que la opinión de las personas sobre sus experiencias emocionales diarias se estabiliza en un nivel promedio de ingresos y no crece con un mayor sueldo.

El trabajo fue realizado por expertos de la Universidad de Princeton en los Estados Unidos y publicado en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según sus conclusiones, la valoración sobre la vida de las personas aumenta conforme con los mayores ingresos económicos, pero su opinión sobre la calidad de las experiencias emocionales diarias se estabiliza en cierto nivel monetario.

Según difundió la agencia de noticias Europa Press, el estudio se basó en 450.000 respuestas a una encuesta diaria realizada a 1.000 residentes norteamericanos elegidos al azar.

Daniel Kahneman y Angus Deaton dirigieron el trabajo. Descubrieron que aunque la valoración de la vida en general sube con el nivel de ingresos anuales de manera constante, la calidad de las experiencias emocionales diarias no es mejor más allá de los 75 mil dólares de sueldo por año.

Para evaluar la vida se pidió a los participantes que calificaran su existencia en una escala de 0 a 10.

En tanto, el bienestar emocional cotidiano se analizó de acuerdo a ciertas emociones positivas y negativas experimentadas el día anterior.

Aquellas personas con ingresos inferiores a los 75 mil dólares anuales mostraron una disminución de la felicidad y un aumento de la tristeza y el estrés.

También se observó un dolor emocional más intenso frente a las circunstancias tristes como una enfermedad, un divorcio o la soledad, situación que se exacerbaría con la pobreza.

Si bien el estudio no señala que las vidas de las personas no mejoran después de un aumento de ingresos superior a los 100 mil dólares, sí sugiere que el bienestar emocional de las personas está sujeto a otras circunstancias más allá del nivel de ingresos.

Infobae.com