Actualización: Jue, 19 / Jul / 2012 12:10 pm
Jueves, 19 / Jul / 2012

Lo último es el láser verde, lo más seguro para la próstata

Una vaporización fotoselectiva de última generación para la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), está cambiando la vida de muchos hombres en el mundo.

Lo último es el láser verde, lo más seguro para la próstata
El láser verde es el avance más importante dado en los últimos 25 años para el tratamiento de esta patología.

Según los últimos estudios clínicos es el procedimiento de más rápido alivio a los síntomas y recuperación, cero sangrado y el riesgo de impotencia es del 0%.

La Fundación Santa Fe de Bogotá, lidera uno de los procedimientos más revolucionarios para aquellos hombres que sufren de agradamiento benigno de la próstata. Se trata del revolucionario Láser verde o GreenLight que hoy se ha convertido en el mundo en el método más efectivo con el que se cuenta para vaporizar tejidos blandos, eliminando por completo el tejido de la próstata agrandada, promoviendo la fotocoagulación simultánea de los vasos sanguíneos, evitando prácticamente la posibilidad de sangrado, y lo mejor, alivio rápido de los síntomas en un procedimiento totalmente ambulatorio.

Cinco años de investigación clínica de institutos tan importantes como la Clínica Mayo de Rochester, o de otros grupos que ha sido publicada en revistas científicas de alta credibilidad como el Journal of Endourology, Journal of Urology, confirman que hoy es el método más eficaz, seguro y cómodo para el paciente encontrándose que ninguno de los pacientes ha requerido ser tratado de nuevo y se ha presentado total ausencia de incontinencia e impotencia.

Eliminando el HPB
“Muchos hombres empiezan a experimentar con el tiempo goteo o fugas después de orinar, chorro débil, la sensación de que la vejiga nunca se vacía completamente, o el aumento del número de veces que orinan sobre todo en la noche. Allí es donde se puede empezar a pensar en la hiperplasia benigna de próstata (HPB) que no es otra cosa que un crecimiento común y natural de la próstata que causa complicaciones urinarias como estas que inciden realmente en la calidad de vida de quienes la padecen”  asegura Mauricio Plata, urólogo de la Fundación Santa Fe.

Se estima que el 50 por ciento de los hombres mayores de 60 años pueden padecer de HPB, pero al llegar a los 80 años, la cifra aumenta a un 80 por ciento, por lo que se considera una afección muy común en los hombres después de los 60 años. Así, un procedimiento ambulatorio, de alta tecnología, menores complicaciones como lo es el láser verde, se convierte en una ayuda efectiva para mejorar la calidad de vida de muchos hombres que están en la plenitud de su vida profesional y económica.

El sistema llamado “Luz Verde VFP”, es único, debido a que utiliza un láser KTP (Potasio-Titanio-Fósforo) de última generación y alta energía en unión de una fibra óptica especialmente diseñada para esta aplicación que se introduce a través de la uretra donde su haz de luz, con una longitud de onda de 532 nanómetros, vaporiza el tejido de la próstata convirtiéndolo en vapor de agua y eliminándolo por un sistema de riego contínuo.

Al mismo tiempo los vasos sanguíneos son coagulados eliminando la posibilidad de sangrado. “El paciente sale de la intervención con una sonda que es retirada en máximo 24 horas y en ocasiones después del procedimiento de manera inmediata, reduciendo notablemente las incomodidades”, asegura Plata.

Muchas ventajas
Este procedimiento que se está llevando a cabo con éxito en la Fundación Santa Fe de Bogotá de la mano del doctor Mauricio Plata, tiene muchas ventajas que bien vale la pena ser evaluadas:

Está avalado por serios estudios científicos por más de cinco años.
Es un procedimiento ambulatorio, seguro y con mínima probabilidad de complicaciones
Ideal para pacientes de riesgo en tratamiento anticoagulante por la escasa o nula pérdida de sangre.

Perdurable.
Alivio inmediato de los síntomas.
Recuperación rápida.
No tiene secuelas sobre la potencia sexual.

Y aunque hay varios tratamientos (medicamentoso o cirugía) dependiendo fundamentalmente de la sintomatología que padece el paciente, la edad, el tiempo de evolución o las enfermedades concomitantes, entre otros factores, el láser ha probado ser ideal, como lo indica el vicepresidente de la Sociedad Colombiana de Urología, para prostatas cuyo tamaño no exceda los 70 gramos.