Actualización: Vie, 13 / Jul / 2012 11:10 am
Viernes, 13 / Jul / 2012

De 600 a 800 mil niños en Colombia entre los 5 y 15 años, sufren de enuresis

Se estima que en el mundo la prevalencia de enuresis en niños de 5 años es del 15% y 20%, a los 8 años del 11%, a los 12 es igual al 7%, y a los 15 se reduce a un 3%.

De 600 a 800 mil niños en Colombia entre los 5 y 15 años, sufren de enuresis
Cuando dos padres han sufrido en su niñez de enuresis existe un riesgo del 77% de que sus hijos la padezcan. En el caso de un solo padre, este riesgo disminuye a 43% y en ausencia de historia familiar es apenas del 15%.

Los costos sociales, emocionales y sicológicos de la enuresis son inestimables, generando en el niño o niña que se moja en la cama sentimientos de vergüenza, baja autoestima, tristeza, inseguridad, rechazo y aislamiento, y con frecuencia exponiéndolos al maltrato y a castigos por parte de los padres que por ignorancia desconocen las causas del problema.

cuatro y seis años para poder ir al colegio y llevar una vida normal. Pero muchos menores entre los 5 y 15 años no alcanzan esta madurez y sufren la incomodidad de levantarse con las sábanas mojadas, el mal olor en sus cuartos, no pueden ir a paseos con sus amigos y algunos son castigos por sus padres y repudiados por su mal olor.

Pero qué pasa cuando no son capaces de controlar la orina? Sufren de enuresis (salida involuntaria de la orina a una edad en la cual el control urinario ya debía haberse alcanzado), una condición que genera sentimientos, actitudes y conductas que afectan a estos pequeños y hacen que se conviertan, en muchos casos, en niños problema con dificultades de autoestima, comunicación, rendimiento escolar y relaciones interpersonales pobres que muy probablemente los van a marcar para toda la vida.

Pensando en estos pequeños pacientes, la Sociedad Colombiana de Urología, SCU, en el marco de su programa de Responsabilidad Social aborda en el 2012 está patología que es tratable por especialistas de urología pediátrica. Con esta campaña, la SCU pretende concientizar a la sociedad en general sobre esta condición que afecta a muchos niños y niñas normales y sanos que merecen el apoyo de todos, destacó el urólogo pediatra de la Sociedad Colombiana de Urología, Eduardo Llinas Lemus.

¿ Qué es la enuresis?
La palabra enuresis tiene sus raíces en el griego y significa en lenguaje coloquial “orinar o mojar la cama”. El término médico hace referencia a la persistencia de orinar la cama de manera involuntaria, después de los 5 años de edad, en un niño normal, sin enfermedad o patología que explique el problema.

La enuresis ha sido un problema que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad y que ha estado rodeado de falsas concepciones (conceptos mágicos, religiosos y sicológicos). La enuresis es una situación muy frecuente en la infancia y puede llegar a ser un inconveniente grave para el niño y su familia, porque genera problemas en su entorno familiar y social y se convierte en un factor estresante para el niño.

Los costos sociales, emocionales y sicológicos son inestimables, generando en el niño o niña que se moja en la cama sentimientos de vergüenza, baja autoestima, tristeza, inseguridad, rechazo y asilamiento, y con frecuencia exponiéndolos al maltrato y a castigos por parte de los padres que por ignorancia desconocen las causas del problema.

Varios estudios han demostrado que el tratamiento mejora la autoestima y las alteraciones emocionales del niño. Algunos padres refieren que el niño también se orina durante la siesta diurna. Es por esto que la enuresis se relaciona más que con la noche, con el sueño del niño.

¿La enuresis es hereditaria?
El urólogo pediatra de la Sociedad Colombiana de Urología, Juan Manuel Páez, considera que las causas de la enuresis son múltiples pero destaca que existe una estrecha relación entre enuresis y factores hereditarios. Cuando dos padres han sufrido en su niñez esta condición existe un riesgo del 77% de que los hijos la padezcan. En los casos de un solo padre, el riesgo disminuye a 43% y en ausencia de historia familiar es apenas del 15%.

El sueño profundo y trastornos del sueño puedes considerarse como otra causa de esta condición. Tener sueño profundo y ausencia de actividad cerebral cuando la vejiga está llena confirman la teoría que se trata de un trastorno del despertar o de la percepción de la vejiga llena por parte del cerebro.

En algunos menores, la poliuria nocturna (producción excesiva de orina durante la noche) es la causa y en otros las vejigas con baja capacidad funcional para la su edad o vejigas hiperactivas durante el sueño producen enuresis.

Un 10% de los niños enuréticos presentan como causa relacionada una sensibilidad especial a algunos alimentos como la leche, productos cítricos, chocolate, huevos y bebidas artificiales con cafeína.

Existe también relación entre los desordenes de hiperactividad y déficit de atención (DHDA), la apnea del sueño, el mutismo, el síndrome de Down y la enuresis. En los DHDA y en la apnea del sueño se ha reportado la presencia de enuresis en aproximadamente el 30% de estos niños.

Existen muchas investigaciones que demuestran que la enuresis, en la gran mayoría de los casos, no es causada por disturbios sicológicos y emocionales, ni se presenta por sicopatología de la familia. Al contrario, hoy se reconoce que la enuresis es la causa y no el resultado de disturbios en el área emocional y afectiva como son una baja autoestima, tristeza, tendencia al aislamiento, timidez, sentimientos de vergüenza y de culpa y mayor dificultad para relacionarse con otros niños, agregó el urólogo pediatra de la Sociedad Colombiana de Urología, Jaime Perez Niño.

La enuresis nocturna suele acompañarse en muchos niños, de otros problemas como la presencia de incontinencia urinaria durante el día, estreñimiento y encopresis (incapacidad de controlar la materia fecal) siendo así en muchos niños, un cuadro clínico más severo y de difícil manejo. Entre más componentes asociados tenga, aumenta la probabilidad de encontrar una patología subyacente y por supuesto, el grado de afectación del niño en su esfera psico-emocional y en su entorno familiar y social. Estos casos siempre requieren una evaluación minuciosa por parte de especialistas en el tema: el urólogo pediatra para no pasar por alto patologías importantes.

En el mundo y en Colombia
Estudios epidemiológicos realizados en diferentes países (Suecia, Inglaterra, Japón, Estados Unidos, etc.) demuestran gran similitud en la incidencia de esta condición en la población infantil, la cual se mantiene constante, independientemente de variables como religión, raza, clima, cultura, etc.

Se estima que en el mundo la prevalencia de enuresis en niños de 5 años es del 15% y 20%, a los 8 años del 11%, a los 12 es igual al 7%, y a los 15 se reduce a un 3%.

En España el 21,6% de la población escolar con una edad superior a los cinco años continúa mojándose en la cama. Aún así, este problema es consultado sólo por un 45,5% de los padres, quedando más de un 50% de estos niños sin tratar.

En Colombia, según las proyecciones del DANE basadas en el censo del año 2005 , para el año 2012 se estima que la población de niños entre los 5 y los 15 años es de 9.514.754, lo que podría corresponder a un total de 600.000 a 800.000 niños con enuresis, cifras reflejan la importancia que representa para nuestra población infantil, el desarrollo de programas de educación y de tratamiento de esta situación, señala el urólogo pediatra, Camilo Orjuela Rodríguez.