Actualización: Mié, 16 / Feb / 2011 1:18 pm
Miércoles, 16 / Feb / 2011

Alopecia a los 20, peligro de cáncer de próstata

Un estudio establece la relación entre la caída de cabello prematura y el desarrollo de cáncer de próstata en el futuro.

Alopecia a los 20, peligro de cáncer de próstata
La calvicie precoz no es sólo un problema de cuestión estética, también predice el cáncer de próstata, según un estudio del Hospital Europeo Georges Pompidou en París, Francia, que se publica en la edición digital de la revista “Annals of Oncology”.

De acuerdo a esta investigación, los hombres que comienzan a perder pelo a los 20 tienen más posibilidades de desarrollar un carcinoma de próstata en el futuro, una característica que podría convertirse en una nueva forma de cribado para la detección precoz.

El estudio comparó a 388 hombres que fueron tratados de cáncer de próstata con un grupo control de 281 hombres sanos y descubrieron que aquellos con la enfermedad habían sido dos veces más propensos que los hombres sanos a comenzar a perder pelo cuando tenían 20 años.

Sin embargo, si los participantes habían sufrido los efectos de la alopecia a partir de los 30 ó 40, no se evidenciaron diferencias con los sanos en el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Hasta ahora había teorías contradictorias sobre la relación entre calvicie y cáncer de próstata, pero este es el primer estudio que sugiere una relación entre la caída de cabello prematura y el desarrollo de cáncer de próstata más adelante.

“Necesitamos una manera de identificar a aquellos hombres que tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad y que podrían ser susceptibles de someterse a pruebas de detección precoz o a medicación preventiva con fármacos antiandrogénicos como finasteride”, explica el profesor Philippe Giraud, autor principal del estudio.

La alopecia androgénica, también conocida como calvicie de patrón masculino, afecta a la mitad de los hombres a lo largo de su vida. Se ha establecido un vínculo entre la calvicie y las hormonas androgénicas, y los andrógenos también juegan un papel en el desarrollo y crecimiento del cáncer de próstata.

El finasteride se utiliza como fármaco porque bloquea la conversión de la testosterona en un andrógeno llamado dihidrotestosterona, que se cree produce la pérdida de pelo. Además, disminuye la incidencia del cáncer de próstata.

Los investigadores pidieron a los participantes en el estudio que contestaran un cuestionario sobre sus antecedentes personales de cáncer de próstata, si los tuvieran, y que indicaran en cuatro imágenes cualquier patrón de calvicie que hubieran tenido a los 20, 30 y 40 años.

Abc.es