Actualización: Jue, 02 / May / 2013 12:09 pm
Jueves, 02 / May / 2013

Los bebés también deben visitar a su oftalmólogo

Una valoración visual temprana puede prevenir y detectar patologías de la visión que identificadas y tratadas a tiempo no interfieren en el desarrollo del niño y su futuro desempeño escolar.

Los bebés también deben visitar a su oftalmólogo
La primera infancia es un momento crítico en el desarrollo visual del niño ya que la función de ver se perfecciona progresivamente desde el nacimiento hasta los 7-8 años de edad. Durante este periodo, el sistema visual es muy plástico y maleable con lo que algunas alteraciones visuales y patologías que afectan la visión pueden ser controladas o tratadas y corregidas si son detectadas a tiempo.

“Nunca es demasiado pronto para realizar la primera revisión visual en los niños” afirma la Dra. Sandra Amador- Oftalmóloga especializada en Baja Visión del Centro de Salud Visual del CRAC- Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos.

Según la oftalmóloga con 10 años de experiencia, a partir del tercer mes de nacido la salud visual del bebe puede ser valorada a profundidad, por oftalmólogos y optómetras, quienes a través de exámenes especializados pueden determinar si existen condiciones médicas importantes que puedan afectar permanentemente la visión del niño como: desviación de los ojos, conjuntivitis alérgicas, deformidades de la córnea, cataratas, lesiones en la retina, entre otras; también detectar problemas de agudeza visual como miopía, astigmatismo y/o hipermetropía que por no presentar síntomas llamativos pueden pasar desapercibidos a los padres; de tal manera que puedan recibir un manejo temprano que antes de los 8 años suele ser más efectivo.

Frente a este tema hace falta concientización. Los padres generalmente solicitan la consulta de valoración visual cuando el niño de 6 ó 7 años no rinde en el colegio o se pega mucho al cuaderno y la televisión, con lo que se ha perdido tiempo valioso ya que en esta etapa, la visión está casi completamente desarrollada, lo que hace el tratamiento más lento y en algunos casos menos eficaz.

El Centro de Salud Visual del CRAC-Centro de Rehabilitación para Adultos Ciegos, recibe anualmente un promedio de 60 casos de niños entre los 8 y los 18 años que presentan pérdida de su visión o problemas de agudeza visual debido a patologías que detectadas a tiempo podrían haber sido tratadas sin generar consecuencias a largo plazo.

Por eso la importancia de que los padres y cuidadores primarios estén conscientes de que la salud visual empieza desde el nacimiento y recalcar la necesidad de que los bebés y los niños menores de 8 años asistan a controles periódicos de salud visual cada año de manera preventiva y cada seis meses en el caso de requerir tratamiento ya que entre más temprano se detecte una afección visual más efectivo es su manejo y más rápido su control.