Actualización: Mar, 25 / Mar / 2014 12:12 pm
Martes, 25 / Mar / 2014

Mejore su salud y sea feliz con tan sólo 150 minutos de actividad física

Archivado en Salud

Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios salud. La actividad física es clave para lograr el equilibrio energético y ayuda a ser más feliz.

Mejore su salud y sea feliz con tan sólo 150 minutos de actividad física

Para cada edad, hay tipos de actividad física, y beneficios inigualables para la salud. Actividades tan sencillas que hacen parte de la cotidianidad como juegos, caminatas, baile, entre otras pueden traer innumerables beneficios para la salud de las personas.

“Los beneficios de moverse están en prácticamente en todos los rincones del organismo. El ejercicio afecta favorablemente el funcionamiento del cerebro, de la piel, del corazón, de los pulmones, del metabolismo, de los huesos, de los tendones, del cartílago y de los músculos. Estos beneficios se pueden evidenciar por un menor número de enfermedades de estos tejidos, una mayor capacidad funcional y una mejor supervivencia y calidad de vida de los seres humanos físicamente activos” asegura el deportólogo,  John Duperly.

Diferentes estudios y la misma Organización Mundial de la Salud, OMS, señalan la importancia de la actividad física para mejorar notablemente las condiciones de salud de las personas.

La actividad física está relacionada con todos aquellos movimientos que las personas pueden desarrollar en medio de sus actividades diarias y cotidianas, que contribuyen ostensiblemente a mejorar las condiciones de salud.

Por ejemplo, una caminata luego del almuerzo, bailar, subir o bajar escaleras, pasear la mascota, oficios domésticos, y cualquier otra que conlleve movimiento, son la clave para tener una mejor salud.

La OMS recomienda la actividad física como una práctica que permite prevenir enfermedades, y así lo ratifican diferentes estudios médicos que han analizado los beneficios de la misma en el organismo, incluso aun cuando las personas han sufrido alguna enfermedad relacionada con enfermedades no transmisibles (fallas cardiacas, diabetes, hipertensión, entre otras).

“Las personas que han sufrido este tipo de trastornos son las más beneficiadas de la práctica de actividad física. En enfermos del corazón, diabetes e hipertensión, se ha podido demostrar una menor mortalidad, un menor número de hospitalizaciones, dosis menores de medicamentos, y mejoría en variables sicosociales que afectan con frecuencia a estos pacientes”, manifiesta el doctor Duperly.

Recomendaciones por edades

La misma Organización Mundial de la Salud recomienda el tipo de actividades que por edades pueden desarrollarse para mejorar la salud.

De 5 a 17 años: la actividad física fortalece y previene síntomas de depresión

Actividades tales como juegos, caminatas, recreación, la práctica de educación física en los colegios, ejercicios programados con la familia, son algunas de las recomendaciones para este grupo.

El doctor Duperly explica: “El desarrollo de todas las funciones y estructuras del organismo se inicia desde antes del nacimiento y adquiere su máximo desarrollo alrededor de los 18 años. Los niños que no se ejercitan desde muy temprana edad, infancia y adolescencia, tienen una atrofia relativa de todos los órganos y sistemas que intervienen en la actividad física. Especialmente el sistema cardiopulmonar, el sistema osteomuscular, y el sistema neuroendocrino. Los niños que permanecen mucho tiempo sentados o frente a las pantallas de videojuegos, tienen mayor riesgo de enfermar de diabetes, enfermedad cardiovascular, y cáncer en su vida adulta”.

Estas actividades además de generar un hábito saludable en los niños, contribuyen en el mejoramiento de las funciones cardiorrespiratorias, el fortalecimiento muscular, la salud de los huesos, y reducen por supuesto el riesgo de otras enfermedades.

La OMS recomienda:

- Lograr 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa.

- Tener por lo menos 3 actividades a la semana que generen movimiento vigoroso para los pequeños

18 a 64 años: los inactivos mejoran su salud iniciando actividad física

Los adultos pueden desarrollar diversas actividades físicas en medio de sus rutinas diarias, tales como desplazamientos a pie, paseos en bicicleta, tareas domésticas, e incluso, dentro de sus actividades laborales hacer pausas con estiramientos por ejemplo que ayuden a mantener su vitalidad. También es recomendable la práctica de algún deporte o juegos.

Estas actividades pueden reducir los riesgos de enfermedades y depresión, mejoran las funciones cardiorrespiratorias, musculares, y de los huesos. “Se ha demostrado una reducción cercana al 50% en diabetes enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer en la edad adulta”, asegura Duperly.

La OMS recomienda:

- Hacer mínimo 150 minutos semanales de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa o combinar.

- Dos veces o más por semana realizar actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

 

65 en adelante: La actividad física ejerce un efecto protector para la salud

Suponiendo que en esta edad los adultos están en una etapa más tranquila y gozan de mayor tiempo, se recomiendan las caminatas, desplazamientos en bicicleta, las tareas domésticas, juegos y deportes programados y dependiendo de los casos recomendados y/o supervisados por especialistas.

“Además de los beneficios mencionados para todos los adultos, los adultos mayores que realizan actividad física tienen mayores tasas de supervivencia y calidad de vida, mayor independencia para las actividades de la vida cotidiana, menos riesgo de caídas y fracturas por osteoporosis, menor deterioro cognitivo y demencia, y menor probabilidad de desarrollar otras enfermedades degenerativas, como la enfermedad de Parkinson”,señala el especialista en medicina del deporte, John Duperly.

La OMS recomienda:

- 250 minutos de actividad física semanales.

- Para obtener mayores beneficios aumentarla a 300 minutos

- Si su movilidad empieza a tener problemas y busca ayudar a su equilibrio físico, hacer alguna actividad física 3 veces a la semana.

- Y aun cuando sufran una enfermedad o discapacidad, tratar de mantenerse activos en la medida que su condición lo permita.