Actualización: Lun, 25 / Ago / 2014 1:17 pm
Lunes, 25 / Ago / 2014

Tratamientos de testosterona no causan problemas cardiovasculares

Archivado en Salud

Diferentes artículos en internet asocian la terapia de testosterona con un mayor riesgo de efectos cardiovasculares adversos, los cuales han llevado a los pacientes cuestionarse si continúan con estos o no, y en el peor de los casos piensan en interrumpirlos.

Tratamientos de testosterona no causan problemas cardiovasculares

Sin embargo, expertos recomiendan a los pacientes informarse al respecto y consultar con su médico o especialista sobre los efectos que producen este tipo de tratamientos, ya que “la probabilidad de tener problemas cardiovasculares  generados por el uso de tratamientos tópicos de testosterona  es mínima, pues el producto al ser de aplicación externa no tiene ningún contacto con el sistema intravenoso. Todo lo contrario, su nivel de absorción  genera un progreso paulatino que ayuda al paciente a mejorar las insuficiencias que se generan en hombres mayores de 40 años por la disminución en sus niveles de Testosterona”, afirma la doctora Sandra García, especialista en urología.

De este modo, las pruebas sustanciales acumuladas durante más de 30 años han demostrado en reiteradas ocasiones que niveles de testosterona más altos se asocian con mejores resultados cardiovasculares.

Uno de los artículos más debatidos fue publicado el pasado 6 de noviembre de 2013 por JAMA, titulado: The Association of Testosterone Therapy with Mortality, Myocardial Infarction, and Stroke in Men with Low Testosterone Levels  (La asociación de la terapia de testosterona con la mortalidad, el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular en hombres con niveles bajos de testosterona), el cual afirmaba que los tratamientos de testosterona provocaban riegos cardiovasculares en los pacientes.

Sin embargo, el artículo ha tenido en el primer semestre del año dos correcciones. La primera, se publicó el 15 de enero de 2014; debido a la información errónea que se presentaba acerca de los resultados primarios. Una segunda corrección publicada el 4 de marzo de 2014 en respuesta la solicitud realizada por  tres sociedades profesionales y más de 130 destacados científicos y médicos competentes que solicitaron a JAMA que retractara el estudio, aduciendo «mala gestión de los datos brutos», lo que ha restado «credibilidad al artículo».

De tal manera, los tratamientos tópicos de Testosterona son confiables y no tienen efectos secundarios en la salud cardiovascular de los pacientes, por ende son recomendables y su uso no afecta el comportamiento normal de su cuerpo.