Actualización: Lun, 26 / Feb / 2018 2:20 pm
Lunes, 26 / Feb / 2018

5 situaciones extrañas que vives cuando tienes intimidad

Hay muchas situaciones extrañas que vivimos durante la intimidad. Ya sea una posición incómoda que sale mal o un sonido que hubieras preferido que nadie escuchara en ese momento.

5 situaciones extrañas que vives cuando tienes intimidad
Foto: Archivo

Una de los grandes placeres de la vida son los encuentros íntimos. No hay nada mejor que ponerte sexy y empezar a seducir a tu pareja. Sin embargo, a todos nos ha pasado que el ambiente de repente se pone raro.

Hay muchas situaciones extrañas que vivimos durante la intimidad. Ya sea una posición incómoda que sale mal o un sonido que hubieras preferido que nadie escuchara en ese momento.

Pero, aunque son muy extrañas e incómodas, este tipo de cosas son muy comunes cuando tenemos relaciones.

1. Gases: Nosotras las mujeres sufrimos el doble con los gases, pues, en algún momento se nos saldrá por nuestra parte íntima o uno de los normales.

Todas esas fricciones y movimientos harán que se meta un poco de aire dentro de nuestra parte íntima, y lastimosamente solo hay un camino para que vuelva a salir.

Por otra parte, uno nunca quiere echarse un pedo cuando tiene relaciones, pero cuando estás realmente relajada o hay presión sobre tu abdomen, a veces, simplemente sucede. A todos nos pasa.

2. Tener arcadas cuando damos placer con la boca: Nadie ha inventado un manual en el que nos diga cómo evitar que el miembro del hombre vaya demasiado lejos en nuestras bocas, hasta provocarnos las ganas de vomitar. Si te gusta o has dado placer con la boca, entonces sabes de lo que te hablo.

3. No se le para: Aunque no lo creas, esto es más común de lo que piensas. No le des tanta importancia, porque enfocarse en ello solo empeorará las cosas. Además, si resaltas demasiado este hecho lo único que provocarás es que tu pareja se deprima.

4. No lubricar lo suficiente: Es más normal de lo que crees. Estás muy extasiada y ya no aguantas más, quieres que la acción se concrete ya.

Pero hay un problema, las cosas en tu zona baja están más secas que un desierto.  No te desesperes, lo mejor es tomarlo con calma y darle más al calentamiento previo.

5. Ganas de ir al baño: Las ganas de ir al baño o hasta hacerlo ahí mismo, justo en la acción, es horrible, pero no es el fin del mundo. Además, puede ser prevenible.

Solo ve al baño siempre antes de comenzar y detente si las ganas llegan justo a la mitad de todo.

Te puede interesar: 

La ex actriz de cine para adultos decidió ayudar a sus seguidores con el fatal guayabo y revelo su receta secreta

Posted by Colombia.com on Monday, February 26, 2018

Fuente: whatthegirl