Actualización: Lun, 13 / Jun / 2011 2:04 pm
Lunes, 13 / Jun / 2011

Trucos para superar la eyaculación retardada

No existe un método científico que asegure al cien por cien superar absolutamente la eyaculación retardada, pero sí algunas técnicas que te pueden ser de gran utilidad.

Trucos para superar la eyaculación retardada
Para empezar, lo más importante es el autoanálisis. De todas las causas que hemos visto, ¿cuál crees que te puede afectar a ti? ¿Por qué?¿Quizá por el estrés del trabajo, de algunas relaciones personales, cierta fatiga?

Debes intentar averiguar si tienes algún temor a las relaciones sexuales, pero también en qué situaciones, con qué fantasías o con qué personas eyaculas con más facilidad, para ir eliminando poco a poco las circunstancias negativas que impiden que alcances el orgasmo.

Muchos sexólogos aconsejan a la pareja realizar durante unos días juegos eróticos, sin llegar a la penetración ni a la eyaculación.

Pasados unos días, se recomienda que el hombre eyacule en las condiciones en las que lo hacía antes.

Por ejemplo, si tan sólo eyaculaba fuera de la presencia de su pareja, cuando alcance la excitación previa al orgasmo gracias a la estimulación de ella, debe retirarse y masturbarse a solas hasta alcanzar la eyaculación.

Si por el contrario podría eyacular delante de ella, su pareja debe estimularle hasta lograrlo, ayudándose con sus fantasías eróticas preferidas si es necesario. Lo importante es que el hombre establezca una fuerte asociación entre la estimulación y su pareja. Después de unas cuantas sesiones de este tipo, y una vez alcanzada la excitación con la estimulación oral o manual, la pareja debe intentar el coito en el momento en el que el hombre esté a punto de eyacular.

 Si no lo logra con facilidad o comienza a perder la erección, debe retirarse y reanudar la estimulación manual hasta intentarlo de nuevo. Puede ser necesario repetir varias veces el proceso hasta alcanzar el éxito, pero lo más importante es que el hombre vaya acercándose poco a poco a la vagina sin sentirse presionado por la obligación de eyacular.

Se trata de mantener unas relaciones sexuales desprovistas por completo de ansiedad.

Teniendo en cuenta que existen muchos hombres que eyaculan sin problemas cuando están a solas pero son incapaces de hacerlo en la vagina de su compañera, puedes probar a masturbarte (o que lo haga tu pareja) y, cuando se vaya a producir la eyaculación, introducir el pene en la vagina. Con las primeras eyaculaciones dentro de la vagina, la angustia irá desapareciendo y es muy posible que logre superarse definitivamente.

En cualquier caso, un especialista te explicará con más detalles las terapias sexuales que los expertos recomiendan para este tipo de casos. Normalmente, la terapia implica una serie de tareas para la pareja, en la privacidad del hogar, que consisten en practicar actividades sexuales que minimicen la presión y se concentren en el placer. Algunas de estas terapias se complementan con medicaciones que aumentan el reflejo eyaculatorio, como la damiana, la yohimbina, algunos antidepresivos como la tianepina o el bupropion o incluso con fármacos tipo Viagra cuando se asocia con impotencia. Algunas veces, la hipnosis puede servir como complemento a la terapia, particularmente si el hombre no está dispuesto a participar en ella.

Y, sobre todo, disfruta del momento y no te obsesiones con la eyaculación.

Cuanto más pienses en ello, será peor. Sólo conseguirás obsesionarte, y así el momento no llegará nunca. Relájate, piensa que la relación sexual existe para que la disfrutes y trata de huir de tus miedos.

¿Sabías que…?
Una posible respuesta al problema de la eyaculación retardada es aumentar el erotismo de los juegos previos al coito, hacer que la pareja espere hasta que se encuentre al borde del orgasmo antes de la penetración.