Actualización: Vie, 24 / Sep / 2010 4:09 pm
Viernes, 24 / Sep / 2010

Ejercicios simples para mejorar el sexo

Si quieres tener mejor sexo y no sufrir de incontinencia urinaria, más vale que aprendas a moverla.

Ejercicios simples para mejorar el sexo

Las rutinas de gimnasia incluyen casi todos los músculos, pero se olvidan de uno que es fundamental: la pelvis. Si quieres tener mejor sexo y no sufrir de incontinencia urinaria, más vale que aprendas a moverla.

Mejores músculos, mejores orgasmos

Cada vez que te miras al espejo, te fijas si la cara se te está cayendo, si los glúteos han perdido tonicidad, si la pancita empieza a crecer sin control o si las piernas tienen más o menos celulitis.
Pero ¿alguna vez pones atención a tu pelvis? Pues es hora de que lo hagas, porque aunque no se vea es el grupo muscular que más se debilita.

¿Y si se debilita, qué? Pues sufrirás incontinencia urinaria y tendrás un sexo mucho menos intenso y placentero. Según la American Urologycal Association (Asociación Americana de Urología), nada menos que 13 millones de personas en Estados Unidos sufren de incontinencia urinaria, y la mayoría son mujeres. Es decir, casi la mitad de las féminas padece este mal a lo largo de su vida.

Las razones más frecuentes son la obesidad, el embarazo y el parto. Y las modernas cirugías para achicar la vagina no solucionan el problema central: todo el grupo muscular queda tan resentido que una tos es suficiente para soltar un chorrito de orina en cualquier lado. Encima, las contracciones de los orgasmos tienen menos intensidad.

Por eso, es importante ejercitar la pelvis durante toda la vida. Los ejercicios Kegel, bautizados con el nombre de su inventor, el doctor Arnold Kegel, pueden hacerse en cualquier momento y en cualquier parte, y te ayudarán a tener la vagina, el útero y la vejiga bien tonificados.

"Una pelvis con músculos débiles puede derivar en problemas varios", explica el doctor Raymond Bologna, urólogo especializado en pelvis femenina y cirugía reconstructiva y autor de la guía de prevención The Accidental Sisterhood. "Estos problemas incluyen pérdida del control de la vejiga y menor sensación de placer durante las relaciones sexuales".

"Los ejercicios Kegel ayudan a las mujeres a recuperar la fortaleza de esos músculos para controlar su orina y tener mejor sexo", dice Bologna. ¿En qué consisten? Pues en aprender a contraer la vagina. Es fácil y no hace falta que vayas a un gimnasio o que dispongas de espacio para hacerlo.

Los ejercicios pélvicos consisten en contraer y relajar todos los músculos que rodean la pelvis. Pero antes de ponerte a ello, debes identificar cuáles son.

Para saber exactamente qué tienes que mover, sigue estos consejos fáciles del doctor Bologna:

- Cuando vayas al baño, trata de parar la orina. No tenses el abdomen: hazlo con la vagina. Verás cómo sientes que se contraen todos los músculos de la pelvis.
- Imagina que estás en un ascensor lleno de gente o en una cita importante y que se te escapa un gas. Haz como que intentas retenerlo con todas tus fuerzas. ¡Eureka! Has hecho otro ejercicio pélvico.
- "Hay muchas formas de hacer los ejercicios Kegel", dice la doctora Jennifer Heisel Mangano, autora del libro "The Accidental Sisterhood" y de un DVD instructivo. Puedes hacerlo en tu casa, o mientras trabajas. Eso sí, debes ser constante.
- Si trabajas y no tienes tiempo, contrae la vagina como si quisieras contener la orina. Repite varias veces, y hazlo en todos los momentos del día que puedas.
- A medida que aprendas a contraer la pelvis, puedes hacer el ejercicio del ascensor: ir haciendo fuerza piso por piso. Imagina que tu vagina es un ascensor: contrae el primer piso, luego el segundo…y cada vez más hasta llegar al quinto. Suelta de a poco.
- Si tienes tiempo en casa, recuéstate en el suelo con la rodillas flexionadas y los pies en el piso. Contrae la vagina como su estuvieras aguantando la orina y sube la pelvis (concentra el esfuerzo en los glúteos, sin forzar la espalda). Repite veinte veces.
- Toma una pelota. Siéntate y ponla entre tus rodillas. Contrae la vagina y presiona la pelota con tus rodillas varias veces.

"Una pelvis fuerte asegura que las mujeres tengan mejores orgasmos", dice Mangano. Y no son solo ellas las gratificadas: sus compañeros están encantados, porque sienten más placer cuando los músculos de la vagina se contraen durante las relaciones sexuales.

Univision.com