Actualización: Mar, 05 / Jul / 2011 1:13 pm
Martes, 05 / Jul / 2011

Bronceado mágico en un abrir y cerrar de ojos

No somos todos iguales frente al sol. Y aunque esto no siempre es agradable de escuchar, más vale aceptarlo y aprender desde ahora a broncearse con seguridad, sin sol.

Bronceado mágico en un abrir y cerrar de ojos
El bronceado proporciona un buen aspecto pero antes de tumbarte al sol en una playa o si aún no te has podido ir de vacaciones y te ves muy blanca, recuerda que existen formas suaves para ponerte morena sin riesgos para tu piel.

La molécula DHA, ¡los colores del sol sin los rayos!
Para broncearse, o más bien para fingirlo, piensa más bien en el autobronceador, que es un modo inofensivo de parecer bronceada. No es ni más ni menos que un colorante cuyo color hoy en día está totalmente controlado. No tiene nada que ver con el viejo amarillo zanahoria que hace unos años nos daba alguna que otra mala sorpresa con manchas nada favorecedoras.

Con la nueva generación de autobronceadores, ya no hay riesgos. La piel se colorea uniformemente bajo la acción de la molécula DHA (dihidroxiacetona) asociada a la AHA, los ácidos de frutas que alisan la superficie de la epidermis. Están, además, llenos de siliconas, activos hidratantes no grasos que aseguran una buena hidratación de los tejidos.

Podemos encontrar dos categorías de autobronceadores en función de su contenido en DHA: concentración de 2,5 a 3 % (para las pieles claras) o de 5 % (para las pieles oscuras).

Ante la falta de indicación de dosis, más vale probar cuidadosamente el producto antes de aplicarlo en todo el cuerpo. Estos pequeños consejos te asegurarán un tono perfecto y homogéneo:

- Antes de aplicar el autobronceador, realiza una exfoliación y limpia bien la piel para que la coloración se mantenga uniforme durante más tiempo.

- Si tienes la piel seca, debes hidratarla bien antes de utilizar el producto. Sobre todo, no te bañes durante la hora posterior a la aplicación de la crema autobronceadora. Hay que dejar tiempo para que actúe. La piel se colorea alrededor de dos horas después de la aplicación del producto. Pero una vez que la coloración se ha incorporado a la piel, resiste al agua y a la transpiración.

El autobronceado en instituto: garantía de un color uniforme
¿Ya has intentado aplicarte un autobronceador en todo el cuerpo sin la ayuda de una amiga para que te pase la crema en la espalda? Imposible tener éxito sin dejar marcas, distensión de los músculos de los brazos y espalda efecto tostador. Mejor rendirse ante la experiencia de esteticistas que te brindarán un bonito color, los 365 días del año gracias a la aplicación de un autobronceador.

El procedimiento, que dura de 30 a 60 minutos dependiendo de cada instituto, comienza por una exfoliación para lograr una piel completamente nueva. Después comienza la aplicación del autobronceador en el rostro, luego sobre el escote, antes de pasar a los muslos y las piernas, al vientre y a los riñones. Los pies se untarán al final para no colorear demasiado la planta de los mismos. Después de una pausa de diez minutos, se aplica el autobronceador en la espalda, la nuca, los hombros y el resto del cuerpo.

Durante la aplicación, se efectúa un modelado del cuerpo. La piel debe impregnarse del producto y se recomienda no maquillarse inmediatamente después de este tratamiento. Para un resultado óptimo, es necesaria una sesión al día siguiente y luego una vez por semana.