Actualización: Mié, 24 / Ago / 2011 1:40 pm
Miércoles, 24 / Ago / 2011

Cómo conservar y tonificar los senos

Las duchas de agua fría favorecen y el hidromasaje reafirman los tejidos, las cremas hidratantes y reafirmantes que regeneran la epidermis y los masajes remodelan el busto.

Cómo conservar y tonificar los senos
Desde un punto de vista puramente físico, el pecho es una glándula compuesta de grasa, protegida por un colchón de tejidos conjuntivos sobre el músculo pectoral que está cubierto de piel.

Los pechos no tienen músculos
Aunque el músculo de los pectorales es útil para sostenerlos, los senos no están formados por ningún músculo profundo y así es imposible aumentar el tamaño con ejercicios en el suelo o levantando pesas. Abandonados a su suerte, esperemos que la ley de la gravedad no tenga efectos excesivamente negativos y, mientras tanto, ¡protege el pecho de las agresiones externas con un buen sujetador!

Lo único realmente eficaz para tonificar los tejidos son las duchas diarias con agua fresca o fría. El efecto vasoconstrictor estimula la microcirculación sanguínea y mejora el intercambio celular. La piel queda más tonificada y recupera su papel de sostén natural. Las que mejor aguanten el frío también podrán utilizar un guante con cubitos de hielo para tonificar más los tejidos.

Los senos están sujetos a los cambios radicales hormonales.
Los pechos son muy frágiles. Naturalmente, por su constitución y, sobre todo, a causa de las variaciones hormonales, que son como una montaña rusa.