Actualización: Mié, 15 / Dic / 2010 12:57 pm
Miércoles, 15 / Dic / 2010

Claves para pasar las fiestas sin estrés ni angustia

La irritabilidad, el mal humor, el cansancio y el malestar generalizado son sólo algunas de las manifestaciones que pueden provocar la llegada de las fiestas.

Claves para pasar las fiestas sin estrés ni angustia

La irritabilidad, el mal humor, el cansancio y el malestar generalizado son sólo algunas de las manifestaciones que pueden provocar la llegada de las fiestas, fin de año y las vacaciones, si no se toman los recaudos necesarios.

De hecho, éstas son los signos más leves, mientras hay otros como los problemas cardíacos que conllevan una mayor seriedad y pueden ponen en riesgo la salud.

Por eso es necesario tranquilizarse, bajar algunos decibeles y empezar a considerar el fin de año como el cierre definitivo de algo sino como un cambio de ciclo, una posibilidad para comenzar de vuelta algunas cosas.

¿Cómo se logra esto? En principio prestando atención a ciertas pautas.

"Las fiestas pueden ser estresantes para algunas personas debido a las exigencias que generan el encuentro familiar, la sobrecarga de tareas y los balances personales. Por otro lado esta época se relaciona con el recuerdo a veces doloroso de personas que ya no están o con la elaboración de pérdidas, el reconocimiento del paso del tiempo y el balance de logros y frustraciones", expone el doctor Roberto Sivak, médico psicoterapeuta y psiquiatra, presidente del Capitulo Estrés y Trauma Psíquico de la Asociación Argentina de Salud Mental.

Los encuentros familiares además pueden resultar muy estresantes porque ponen en juego la capacidad de tolerar las diferencias, así como también la de ceder ante una determina situación que no resulta del todo placentera.

Lo mismo ocurre con las vacaciones, otro momento tan típico de esta época, que en general pone en juego una serie de desacuerdos que durante el año y por las actividades de cada miembro de la familia no suelen estar a la vista.

Poniendo siempre en primer lugar la idea de no forzar situaciones y de "vincular privilegiando el dialogo y aceptando al otro con sus particularidades", el doctor Sivak postuló que cuando no es posible alcanzar ese objetivo, "debe respetarse el derecho a negarse a participar en ciertas reuniones u organizar como alternativa encuentros más íntimos y más gratificantes con nuevas relaciones".

Esto quiere decir que entre las claves para disfrutar de las fiestas -y por ende por qué no empezar las vacaciones con otra "onda"- es fundamental escucharse y establecer acuerdos para decidir qué hacer en cada fecha, procurando que todos se sientan cómodos y no se generen disputas.

Lo mismo ocurre durante las vacaciones: establecer acuerdos es vital, y para eso hay que tener en cuenta que no todas las personas del grupo familiar pueden querer -y deben hacer- exactamente lo mismo, que cada niño debe tener actividades a su medida, que la elección del lugar debe ser consensuada entre todos (a menos que los chicos sean muy pequeños y no puedan manifestar su opinión), y que durante el período de descanso es importante que cada miembro de la familia o grupo haga justamente eso: descansar, y de la manera que más le guste.

Para algunos se trata de leer un buen libro. Para otros será momento de escalar montañas o salir a correr todos los días por la playa.

Recomendaciones útiles

  • Identifique los motivos que le generan estrés.
  • No trate de cumplir con las expectativas de todo el mundo ni adhiera a exigencias exageradas.
  • Póngase metas realistas y posibles de realizar para el año que comienza, y no se castigue con los balances.
  • Preste atención a sus deseos y priorice su bienestar.

Neomundo.com.ar