Con “fantasmas” pueblo de Indonesia busca que las personas no rompan la cuarentena

Un pueblo de Indonesia acudió a una antigua superstición para que sus habitantes no rompan la cuarentena y se protejan del coronavirus.

Actualización • Mar, 22 / Sep / 2020 4:57 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
Pueblo de Indonesia utilizó fantasmas para que sus habitantes se quedaran en casa. Foto: Twitter @epaphotos

Pueblo de Indonesia utilizó fantasmas para que sus habitantes se quedaran en casa. Foto: Twitter @epaphotos

Actualización • Mar, 22 / Sep / 2020 4:57 pm

Un pueblo de Indonesia acudió a una antigua superstición para que sus habitantes no rompan la cuarentena y se protejan del coronavirus.

Un espeluznante pero a la vez divertido suceso ante los ojos del mundo, tiene en la mira al pueblo de Kepuh en Indonesia, luego de que utilizaran un método poco común para hacer que las personas se resguarden en sus hogares para evitar la propagación del coronavirus, y acaten la medida de cuarentena estipulada por sus dirigentes.

Mientras diferentes países del mundo utilizan toda una serie de campañas y medidas disciplinarias para que sus habitantes cumplan con las normas de aislamiento, este pueblo hizo uso de algo fuera de lo común, una vieja superstición basada en una figura fantasmal denominada ‘Pocong’, la cual representa las almas atrapadas de los muertos.

El espectro del Pocong es, sin duda alguna, una terrorífica aparición con la que ninguna de las personas de esta aldea de la isla Java quisiera toparse jamás, por lo cual la policía local lo vio como una gran oportunidad para incentivar a la comunidad a permanecer en sus casas, para no ser atacados por un espectro peor: el coronavirus.

En un principio, tal como lo revela el diario El País de España, algunas personas disfrazadas del Pocong, envueltas en sudarios blancos, con la cara empolvada de blanco y el borde de los ojos pintado, comenzaron a recorrer las calles del Kepuh a manera de campaña; sin embargo, los resultados no fueron los deseados pues, en lugar de quedarse en casa, salían y pagaban por ver estas figuras.

Es por esta razón que la estrategia tuvo que tomar un giro drástico, y en esta ocasión no se trataba de dar una información sobre la importancia de cumplir la cuarentena haciendo uso de la imagen de este espectro, sino que decidieron tomar por sorpresa a aquellos habitantes que abandonaban el confinamiento, para darles una lección mediante un pequeño susto.

“En primer lugar, queremos ser diferentes. En segundo lugar, crear un efecto disuasorio, porque el Pocong está embrujado y da miedo, por lo tanto cuando aparece es un elemento disuasorio”, explica Anjar Pancaningtyas, jefe de un grupo juvenil de voluntarios que han participado en esta propuesta con la coordinación de la policía local, en un video publicado por Reuters Latam.

Al parecer, los efectos logrados con este método poco convencional fueron los esperados. “Gracias a Dios desde que lanzamos ‘el confinamiento Pocong’, el ambiente del vecindario se volvió más propicio”, agrega Pancaningtyas. 

Además, los residentes también han notado dicha efectividad pues “desde que comenzaron a aparecer los Pocongs los niños y los padres no han salido de sus hogares. La gente no se reúne ni permanece en las calles después de las oraciones de la noche” cuenta para el mismo portal Karno Supadmo, habitante de la zona.

Karen Benavides • Colombia.com • Mar, 22 / Sep / 2020 4:42 pm