Por: Yuly Solis • Colombia.com

Jueves Santo: Qué y cómo se conmemora este día

El jueves Santo abre el Triduo Pascual y conmemora los hechos ocurridos el día anterior a la muerte de Jesús.

Actualización
La Última Cena. Foto: Twitter @Santa_Palabra
La Última Cena. Foto: Twitter @Santa_Palabra

El jueves Santo abre el Triduo Pascual y conmemora los hechos ocurridos el día anterior a la muerte de Jesús.

El Jueves Santo es un día sumamente importante dentro de la conmemoración de la Semana Santa, pues este día abre el Triduo Pascual. Por su parte la Iglesia católica conmemora la institución de la Eucaristía en la Última Cena, el lavatorio de los pies realizado por Jesús, y la oración en el huerto de Getsemaní. 

El Triduo Pascual es el periodo durante el cual la liturgia católica conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, y constituye el momento central de la Semana Santa y del año litúrgico.

La Última Cena 

Según relatan los Evangelios, la Última Cena fue el momento en el que Jesús se reunió con los doce apóstoles para despedirse de ellos antes de su muerte. Además, durante la cena anunció que uno de ellos sería el que lo traicionaría, dando a entender que era Judas Iscariote.

La Biblia también narran que durante La Cena Jesús lavó los pies a todos sus compañeros, un gesto que para la Iglesia es un símbolo de entrega a los demás.

La institución de la Eucaristía

El momento más trascendental de la Última Cena para la Iglesia es la institución de la Eucaristía, uno de los siete sacramentos para los católicos.

Este importante momento se da cuando Jesús toma el pan, lo parte y lo reparte entre los apostales diciendo: "Tomad y comed todos de él, porque este es mi cuerpo, que será entregado por vosotros". A continuación, toma un cáliz lleno de vino y dice: "Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados". Y concluye diciendo: "Haced esto en conmemoración mía".

Por esta razón, durante la misa del Jueves Santo se consagra la muerte de Cristo, quien habría dado su vida para salvar a la humanidad de sus pecados. Según detalla la agencia de noticias católicas Aciprensa, esta fecha se debe celebrar "lo más solemnemente posible, pero, en los cantos, en el mensaje, en los signos, no debe ser ni tan festiva ni tan jubilosamente explosiva como la Noche de Pascua".

La oración en el huerto de Getsemaní

Terminada la Última Cena, Jesús salió al huerto de Getsemaní para orar, pidiendo a sus apóstoles que le acompañaran en la oración. Sin embargo, todos cayeron dormidos más tarde.

Esta oración es muy importante y recordada por los creyentes, pues en esta Jesucristo dice: "Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya". También definió así sus sentimientos de angustia: "Siento una tristeza mortal".

Tras la oración, Jesús es aprehendido por parte de un grupo precedido por Judas Iscariote. Los evangelios narran que en este momento el apóstol Pedro corta la oreja derecha con su espada a un sirviente del Sumo Sacerdote, pero Jesús le sanó al instante la herida y ordenó a Pedro envainar la espada, pronunciando esta famosa frase: "Quien a hierro mata, a hierro muere".

Haciendo esta corta recopilación de lo sucedido este importante día, entendemos entonces que el Jueves Santo conmemora y celebra todos los hechos ocurridos el día anterior a la muerte de Jesús.
 

Artículos Relacionados

+ Artículos