Colombia.com Bogotá Lunes, 16 / Jul / 2018

Cuero de pescado, la nueva tendencia para crear objetos

Varias mujeres alistan sus herramientas para crear objetos con la piel del pescado que se encuentra en el suelo. 

Cuero de pescado, la nueva tendencia para crear objetos
En Kenia, la piel de pescado se convierte en cuero. Foto: AFP

En Alisam Products, una curtiduría del oeste de Kenia, la piel de esos peces se recicla y transforma en cuero para crear bolsos, carteras, zapatos, gorras y chaquetas. 

Te puede interesar: Sebastian Yatra se une a Bomberg para lanzar una nueva colección no convencional

Cada día, habitantes de la gran ciudad de Kisumu acuden a orillas del lago Victoria donde las tilapias asadas y las percas del Nilo deleitan a los consumidores. Y decenas de bicicletas transportan las pieles de peces no utilizadas por los restaurantes, las pescaderías y las industrias.

Para la pequeña curtiduría de Newton Owino, de 39 años, esas pieles son una materia prima muy valiosa y conseguida de forma gratuita. Kisumu produce unas 150.000 toneladas de residuos de pescado al año, pero el 80% de los restos se tiran a la basura. Eso le dio la idea a este químico industrial de lanzar en 2012 una empresa de cuero de pez. 

"Tenemos toda la materia prima que necesitamos por aquí" para transformar las pieles de pescado en cuero, explica Owino. Una docena de empleados trabajan en su empresa donde curten las pieles y las utilizan para confeccionar los artículos de moda. 

Bajo el calor y las nubes de moscas, las mujeres separan primero la carne de la piel del pescado y lo descaman con cuchillos afilados. 

Las pieles se extienden luego en vigas de madera para que se sequen, para deleite de los pajaros hambrientos. Luego se introducen en un tonel con manivela lleno de una solución ácida hecha a partir de frutas locales como la papaya o el aguacate. 

"Esto es lo que llamamos girar el tambor", dice Owino, mientras acciona la manivela. Las pieles quedan más suaves, más oscuras y huelen menos fuerte. 

Por último se limpian, se estiran y se vuelven a poner a secar. 

Elegantes y asequibles 

Fella Atieno sólo necesita un bolígrafo, pegamento y tintes para fabricar zapatos como sandalias o botines a partir de cuero de pez.

Una vez curtidas las pieles, las distintas etapas de fabricación se suceden para dar lugar a objetos elegantes que recuerdan una piel de serpiente o de cocodrilo, pero que cuestan mucho menos. 

Los zapatos que elabora Atiena se venden por 1.500 chelines (13 euros, 15 dólares) y las chaquetas por 2.000 chelines (17 euros, 20 dólares), unos precios asequibles. 

Newton Owino procura que sus artículos no sean caros para que sus propios empleados puedan adquirirlos. "Además de crear empleos para los habitantes de los barrios de chabolas, proponemos también productos de cuero que pueden comprarse", explica.

Un cliente que visita el taller, Lawrence Odero, dice estar encantado de comprar semejantes artículos. "Tenemos pescado, ¿por qué no estar orgullosos de ello y aprovecharlo más a nivel económico?", se pregunta. 

"Cuando me pongo esos zapatos, la gorra o la chaqueta en cuero de pez, estoy feliz y orgulloso", dice. Estudiante en Alisam Products, Allan Ochieng espera que, una vez terminada su formación, podrá ganar "miles de chelines" gracias a esta habilidad original. 

Hay otra curtiduría en Kisumu, pero es una tradicional, que no trabaja con la piel del pescado. Owino asegura, además, que es el único que no usa productos químicos en el proceso de curtido. 

Ahora tiene un nuevo objetivo: crear una escuela de fabricación del cuero en un plazo de cinco años. "Queremos transmitir a otros nuestros conocimientos y no guardarlos únicamente para nosotros". 

Te puede interesar: 

 

Los "Óscar de la Moda" se han convertido en uno de los premios más importantes en el mundo de la moda

Posted by Colombia.com on Wednesday, June 6, 2018

AFP