INICIO PÁGINA PRINCIPALE-MAILCHATFOROSBUSCADORPOSTALESCOMPRAS; Tienda VirtualAMIGOS Y CONTACTOSTVRADIO
Colombia.com
 
LUCHO BERMÚDEZ (Compositor)
Colombia.com Lucho Bermúdez tocaba a los cinco años perfectamente el flautín a puro oído. Era un joven virtuoso a quien le encantaba escuchar a su tío José María Montes, cuando dirigía los ensayos de la banda de música de su pueblo, Carmen de Bolívar, donde nació un 25 de enero de 1912.

Luis Eduardo Bermúdez Acosta, como era el nombre completo de este gran compositor, que logró internacionalizar el folclor colombiano a través de su música y que se pasó a la historia, entre otras cosas, por ser el primero que transcribió para orquesta los ritmos de porro, gaita, mapalé y cumbia, entre otros, aires típicos colombianos.

A los diez años Lucho Bermúdez tocaba flauta, clarinete, trombón y trompeta. A los quince años era arreglista y director de “banda papayera” y ya se iniciaba ya como compositor con la canción: “Lágrimas de una Madre”. A los 21 años organizó en Aracataca, Magdalena, su primera agrupación: “Santa Cecilia”.

Viaja a Cartagena donde se vincula a la Orquesta “Número 1”, a la Radio Cartagena y a la Emisoras Fuentes, donde después grabará sus primeros porros: “Marbella” y “Joselito Carnaval”. Dos años después de estar en la ciudad amurallada, formó en Cartagena la famosa “Orquesta del Caribe”. Su repertorio principal estaba constituido por porros y fandangos.

Con la orquesta, Lucho Bermúdez realizó una temporada de conciertos en un lugar nocturno de Bogotá a mediados de los años cuarenta, fue allí donde comenzó su asociación con Matilde Díaz, su intérprete por excelencia y quien se convertiría en su esposa años más tarde. De ese primer trabajo en equipo nacen éxitos como “Caprichito entre los porros” y “Danza negra”, éste último un experimento bien logrado de cumbia, concebida para la voz de Matilde Díaz.

En 1946 viaja a Buenos Aires y graba para la RCA Víctor, algunos de sus ya temas conocidos. A su regreso funda la “Orquesta de Lucho Bermúdez” con nueve músicos entre los que estaban Alex Tovar, Luis Uribe Bueno, Gabriel Uribe, El Negro Viroli, Bobby Ruíz y Matilde Díaz, su esposa y cantante del grupo.

Muy pronto la agrupación obtiene su propio sonido, basado en sus lúcidas improvisaciones e ingeniosa orquestación de Bermúdez. El porro “San Fernando” surge en esta época como
el primero de una serie de logros de lo que se conoce como la edad de oro de la música bailable colombiana.

La pequeña y recién creada orquesta empieza a adquirir prestigio y Bermúdez decide complementar su conformación con la inclusión de nuevos instrumentos, hasta convertirse desde esa época en la más reconocida y aplaudida orquesta bailable del país. Fue orquesta de planta del Club San Fernando de Cali, del Hotel Granada de Bogotá, del Club Campestre de Medellín por más de 10 años, del Hotel Nutibara de la misma ciudad antioqueña y finalmente del Hotel Tequendama de la capital.

Lucho Bermúdez acostumbró a su público a que lo vieran alternadamente como director de la orquesta y como solista del clarinete, instrumento que interpretaba magistralmente. En uno de sus viajes a La Habana tuvo el Honor de dirigir la Orquesta del maestro Ernesto Lecuona, quien fue uno de los máximos admiradores del compositor colombiano.

El maestro, como le decían en el país, fue conocido principalmente por las gaitas, los porros, las cumbias y, los jalaitos y tumbasones (ritmo de su creación). Temas como “San Fernando”, “Carmen de Bolívar”, “Salsipuedes”, “Prende la vela”, “Danza negra”, “Calamarí”, “Marbella”, “Gloria María”, “Caprichito” y muchísimas otras, siguen apareciendo como éxitos de las orquestas nacionales en cada festividad regional, así como en las temporadas navideñas.

Aunque Lucho Bermúdez se hizo conocer por los ritmos tropicales, también le dio vida a pasillos (aires de la región andina) como: “Pasión” y “Dos almas unidas”, compuestas a su compañera sentimental y musical de muchos años Matilde Díaz; otro temas importantes fueron: “Tus recuerdos”, “Huracán”, “Plenilunio”, “Espíritu colombiano”, “Despedida”, “Besos olvidados” y muchos otros, además de danzas, torbellinos y valses.

Fue intérprete de prácticamente todos los instrumentos de viento, realizó una labor intensa de difusión de la música nacional en el extranjero, su orquesta siempre fue considerada como una de las de mayor calidad musical y fue un virtuoso compositor y arreglista, por todas estas características Lucho Bermúdez será siempre considerado como uno de los más grandes músicos que haya visto nacer Colombia.
 
Atrás Imprimir Enviar
Arriba Compartir