HISTORIA
SEDES
 
 




BOGOTÁ: UNO DE LOS MEJORES DESTINOS GASTRONÓMICOS DE AMERICA LATINA
No es para menos que seamos considerados como uno de los mejores destinos gastronómicos de América latina puesto que Bogotá, con su cocina, mezcla aromas y sabores chibchas con ingredientes traídos en la colonia dando como resultado platos únicos. Además nuestra capital cuenta con lo más variado en cuanto a comida internacional se refiere ya que la mayoría de países del mundo tienen embajadas gastronómicas en Bogotá. Así países como Argentina, Brasil, Corea, Cuba, España, Francia, Suiza, Estados Unidos, Japón, países mediterráneos, México, Mongolia, Perú, Rusia, entre otros, ofrecen en Bogotá lo mejor de su cocina.

Para las personas aficionadas a los placeres exquisitos, nada mejor que la culinaria bogotana, caracterizada por su alcurnia y tradición y cuyos mayores representantes son, en primera instancia, el ajiaco, también el puchero santafereño, la fritanga, los tamales, la sobrebarriga. Con respecto a postres y colaciones existen auténticas delicias como la cuajada con melado, las brevas con arequipe y en cuanto a bebidas está el chocolate, el canelazo.


Ajiaco santafereño

Esta sopa espesa que se sirve caliente en cazuela de barro y cuyo aroma inunda la cocina de las madres bogotanas en ocasiones especiales como en la noche de Navidad, se caracteriza por incluir todas las clases de papa que crecen en el altiplano cundí boyacense, las que se mezclan con hierbas propias de los Andes, entre las que están las guascas que le dan el toque secreto; el autóctono maíz americano y algunas especias de la Península Ibérica; además el pollo finamente picado dentro de la sopa, más aderezos -como crema de leche y alcaparras- , conforman el plato que se lleva los más altos honores en la gastronomía bogotana. Se complementa con una porción de arroz perlado y el infaltable aguacate.


Puchero santafereño

Un plato pando de barro cocido contiene esta sabrosa mezcla de todo tipo de carnes -cerdo, res, pollo - y embutidos típicos, como la longaniza, más una combinación interesante de tubérculos de las tierras altas colombianas: yuca, papa y chugua. A esta combinación perfecta se le agrega una mazorca de maíz tierno y se le vierte una salsa o guiso hecho de especias típicas para dar el toque final al segundo plato típico en importancia de la mesa bogotana.

De caldos y changuas, ni hablar...

Una de las costumbres mañaneras de los domingos bogotanos es tomar el caldo de costilla, el cual se ha convertido en un reconstituyente de las energías gastadas durante el día anterior. Este consiste en un consomé de carne con costillas cocidas y porciones generosas de papa, aderezado con cilantro y cebollín. Pero más cachaco que el caldo es la changua: queso, leche, tostadas, huevo, cilantro y cebollín hierven al tiempo para conformar este delicioso caldo. Y a la hora del almuerzo, Bogotá se nutre de otros platos como los sancochos, el mondongo y las sopas de colí reinan en las mesas, a pesar de que provienen de otras partes de Colombia.


Frutas al natural y
al tropical....

Los jugos y las frutas naturales en agua o en leche son el complemento ideal que llena de colorido la mesa de los bogotanos y al acompañar el plato principal. No deje de probar los jugos de guanábana, guayaba, mango, feijoa, maracuyá, lulo, curuba o tomate de árbol, frutas excepcionales que crecen sólo en los pisos térmicos de los Andes tropicales.


Nuestras oncesitas....


Una tradición gastronómica muy rola que tiende a desaparecer es la cita con amigos para "tomar las medias nueves" y las "onces", calificativos únicos y especiales con que se conoce la merienda que se sirve en algunos hogares a la media mañana y al caer la tarde. A esta hora, el chocolate caliente se sirve acompañado de queso campesino y delicias horneadas a base de maíz y queso: almojábanas, pandebonos, pandequeso, garullas y pandeyucas.


Postres

Este se puede decir que es un capítulo aparte, ya que son tantos, tan variados que por lo pronto se puede grabar éstos: brevas con arequipe, arroz con leche, leche asada, postre de natas, merengón de frutas, cuajada con melado, repollitas de crema, milhojas, dulce de papayuela y arequipe que después de un generoso banquete cae muy bien.