Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Muere el último de los soldados que liberaron el temible campo de concentración de Auschwitz

Muere el último de los soldados que liberaron el temible campo de concentración de Auschwitz. David Duchman, voluntario polaco, derribó con su tanque T-34 la cerca de la entrada del campo de la infamia que llevaba un rotulo que decía: “El trabajo libera”.

"El trabajo libera", eso dice el letrero en el campo de exterminio de Auschwitz, allí murieron más de un millón de personas durante la Segunda Guerra Mundial, el 90% eran judíos. Foto: Facebook LittleBelgway
"El trabajo libera", eso dice el letrero en el campo de exterminio de Auschwitz, allí murieron más de un millón de personas durante la Segunda Guerra Mundial, el 90% eran judíos. Foto: Facebook LittleBelgway

Muere el último de los soldados que liberaron el temible campo de concentración de Auschwitz. David Duchman, voluntario polaco, derribó con su tanque T-34 la cerca de la entrada del campo de la infamia que llevaba un rotulo que decía: “El trabajo libera”.

Auschwitz, su solo nombre produce terror, su pronunciación alemana hace que quienes hablamos otro idioma lo interpretemos como un regaño, pero quienes conocieron sus consecuencias simplemente lo escuchen como el más aterrador sonido de la muerte.

Auschwitz era un complejo de 4 grandes campos de concentración y cerca de 45 satélites que la Alemania Nazi instaló en la Polonia ocupada, allí se obligaba a los prisioneros a realizar trabajos forzados e inhumanos y sirvió para llevar a cabo su plan para la “solución judía”, un exterminio que hoy, 75 años después, sigue llenando de vergüenza y tristeza al mundo.

En Auschwitz murieron cerca de un millón cien mil personas, cerca del 90% eran judíos, pero también perdieron la vida allí polacos no judíos, gitanos, comunistas y prisioneros de guerra, este temible lugar funcionó desde mediados de 1940 hasta los primeros días de 1945 cuando fue liberado por el ejército de la Unión Soviética, más conocido como el Ejército Rojo.

Este infame campo de exterminio estaba ubicado en Oswiecim, distante 43 kilómetros de Cracovia, junto con Varsovia, las ciudades más grandes e importantes de Polonia y su existencia era la muestra de la irracionalidad y monstruosidad del nazismo, allí murieron personas de todas las edades, géneros y condiciones ahorcados, fusilados, por inanición y en cámaras de gas, también existía un gran horno crematorio que luego fue refugio antiaéreo.

Auschwitz fue el infierno en la tierra impuesto por un demonio llamado Hitler y en el momento de su liberación, los nazis habían iniciado su retirada y obligaron a los prisioneros a marchar, pero muchos se encontraban en malas condiciones y no lo lograron, cuando el ejército soviético llegó el 27 de enero de 1945 encontró a 7.600 prisioneros y uno de los soldados que hizo parte de aquel triunfo militar sobre los alemanes fue David Duchman, un soldado que también hizo parte de la batalla de Stalingrado y de la de Kursk.

David Duchman nació en Polonia, pero se hizo voluntario del ejército rojo, condujo tanques y en uno de ellos, el T-34 derribó una de las alambradas del campo de concentración de Auschswitz, dando fin a una época de terror instaurada por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Este hombre de guerra condecorado en múltiples ocasiones era hasta hace poco el último de los soldados que participó en la liberación del terrorífico Auschwitz, pero con 98 años se fue de este mundo con la satisfacción de haber contribuido a la caída de una de las creaciones más oscuras de los alemanes, los campos de concentración y exterminio.

David Duchman fue uno de los mejores esgrimistas de la URSS y estuvo en la liberación de Auschwitz cuando tenía 21 años, murió en Munich, Alemania, y no solo será recordado por ser un valeroso soldado, sino una persona que ofrecía su amistad sin pedir nada a cambio.

Artículos Relacionados

+ Artículos