Peligrosa banda armaba fiesta en cárcel de Quibdó

No importa si se está privado de la libertad para la rumba y el delito, a algunas peligrosas bandas delincuenciales no las detienen los barrotes.

Actualización • Mié, 12 / Ago / 2020 3:00 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
En muchas cárceles colombianas los delincuentes continúan violando la ley. Foto: Pixabay

En muchas cárceles colombianas los delincuentes continúan violando la ley. Foto: Pixabay

Actualización • Mié, 12 / Ago / 2020 3:00 pm

No importa si se está privado de la libertad para la rumba y el delito, a algunas peligrosas bandas delincuenciales no las detienen los barrotes.

La situación de contagios por covid-19 parece no tener freno, a diario se conocen más casos y en  las cárceles el asunto parece estar fuera de control, pero a pesar de ello parece que para la fiesta no hay excusas.

La desobediencia de la población es preocupante, cada día se conocen más casos de fiestas clandestinas que reúnen un gran número de personas ingiriendo licor y sustancias ilícitas, pero un caso que muchos calificarían como el colmo de la situación, es que estas fiestas se estén realizando en las cárceles.

 

 

Una banda que responde al nombre de “Los mexicanos” es la encargada de realizar constantes fiestas en la cárcel de Quibdó, Chocó, pero a pesar de divertirse sin miedo al covid-19 y al parecer, sin que la guardia carcelaria parezca evitarlo, lo que más preocupa a las autoridades es que esta organización delincuencial, además de la fiesta y el licor, se encargue de realizar todo tipo de extorsiones detrás de  las rejas.

Curioso resulta que además de que realicen todo tipo de delitos en prisión, todos los miembros de dicha banda se encuentren recluidos en una misma prisión. Los delincuentes, cuyo número es de 50 individuos, se reúnen con frecuencia en fiestas organizadas por el líder, a quien se le conoce como “El Chema”, el mismo apodo de un narcotraficante de la serie de televisión llamada El señor de los cielos.

Esta banda cometía todo tipo de crímenes antes de ser capturados, pero una vez fueron privados de la libertad, siguieron siendo el terror de varios comerciantes en la capital chocoana porque los extorsiones contra ellos continuaron, así como el pago de estas mismas para evitar atentados contra ellos y sus familias.

El Chema, junto con su hermano “El gringo” se encargan de reclutar menores de edad de los deprimidos barrios de Quibdó para utilizarlos en el cobro de extorsiones, ellos llevan papeles a los comerciantes para hacerles saber de cuánto se trata el monto de la extorsión a la que se encuentran sometidos.

Organismos de seguridad se encargaron de seguir a los delincuentes durante más de 12 meses y reunió pruebas contra la banda, en diferentes videos se puede observar su accionar, entre los que se encuentran además de extorsiones, fuertes tiroteos.

Las extorsiones de esta banda no solo se hacían a comerciantes, también se hacía a vendedores ambulantes y diferentes personas que se trasladaban al centro de la ciudad a buscar el popular diario, generalmente, personas de escasos recursos.

El descaro de los delincuentes en la cárcel era inmenso porque en video quedaron registrados los momentos de fiesta en las que beben whiskey y muestran sus armas, ellos mismos se encargaban de subir el material a las redes sociales para mostrar a otras bandas su inmenso poder.

Por el momento se anuncia una investigación por estos acontecimientos en momentos en que el azote del covid-19 y de la delincuencia es preocupante.
 

Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com • Mié, 12 / Ago / 2020 2:59 pm