Actualización: Lun, 30 / Oct / 2017 4:33 pm
Lunes, 30 / Oct / 2017

¿Por qué en Nueva York está prohibido bailar?

Jóvenes de Brooklyn libran una batalla contra la prohibición de mover el esqueleto y que castiga a miles de bares, y discotecas con millonarias multas.

¿Por qué en Nueva York está prohibido bailar?
Foto: Pixabay

Aunque parezca insólito, en la ciudad que nunca duerme bailar es ilegal. Pero un puñado de jóvenes de Brooklyn lucha por acabar con una vieja ley neoyorquina que prohíbe mover el esqueleto y castiga a miles de bares y discotecas.

Todo se remonta a una medida municipal aprobada hace casi 100 años, en 1926, que exige un permiso casi imposible de conseguir para autorizar el baile en locales cerrados. Quien no lo tenga, puede ser multado. Y eventualmente puede perder el permiso para vender alcohol, lo cual prácticamente llevará al establecimiento a la quiebra.

Te puede interesar: Suspenden vuelo porque una anciana tiró monedas al motor del avión

Menos de 100 de los más de 22.000 bares, restaurantes y discotecas de Nueva York tienen este esquivo permiso, que solo se obtiene tras absurdos trámites y un sinfín de medidas de seguridad demasiado caras para pequeños comerciantes, se indigna Rafael Espinal, un concejal demócrata de Brooklyn de origen dominicano.

Racista y sexista 

"Podemos castigar el ruido, el crimen, que haya condiciones poco seguras, pero no el bailar. Es simplemente ridículo", dice en su despacho subterráneo de Brooklyn este político de 27 años, autor de una propuesta para derogar la ley y reemplazarla por otra que podría ver la luz en diciembre próximo, cuando sea votada en el legislativo municipal.

El concejal y grupos de activistas como la Red de Liberación del Baile aseguran que la ley ha sido utilizada históricamente para cerrar establecimientos donde se congregan minorías, desde negros y latinos a la comunidad LGBTQ.

Inicialmente, la "ley del cabaret" fue aprobada para limitar el consumo ilegal de alcohol durante la Prohibición, aunque según historiadores su verdadero objetivo era el cierre de los bares de jazz de Harlem en los años 30, 40 y 50 para evitar que blancos y negros se mezclasen.

Te puede interesar: La broma de Burger King a McDonald's a propósito de Halloween

En los 70 y 80 fue usada para cerrar establecimientos frecuentados por la comunidad LGBTQ que luchaba por sus derechos civiles. En los 90, el alcalde Rudy Giuliani la utilizó a destajo para controlar la bulliciosa vida nocturna en su meta de "limpiar" Nueva York.

Hoy en día se usa poco, pero sus detractores dicen que es utilizada como una excusa para cerrar locales considerados indeseables.

Junto al fin de la ley, Espinal propuso asimismo la creación de un nuevo cargo que acaba de ser aprobado: "alcalde de la noche" de Nueva York, un intermediario entre los bares, los vecinos y la ciudad --a semejanza del que existe en Amsterdam--, que debe luchar por preservar esta fuente millonaria de ingresos y que atrae al turismo.

AFP