Por: Redacción Actualidad • Colombia.com

Familia de Palmira se intoxicó al ingerir insecticida para evitar síntomas de la COVID-19

Una familia de Palmira en el Valle del Cauca se intoxicó al ingerir insecticida para evitar síntomas de la COVID-19, afortunadamente se encuentran fuera de peligro después de realizar esta equivocada práctica que puede ser mortal.
 

Una familia  estuvo cerca de la muerte luego de ingerir insecticida para evitar síntomas de la COVID-19. Foto: Twitter @elpaisvallenato
Una familia estuvo cerca de la muerte luego de ingerir insecticida para evitar síntomas de la COVID-19. Foto: Twitter @elpaisvallenato

Una familia de Palmira en el Valle del Cauca se intoxicó al ingerir insecticida para evitar síntomas de la COVID-19, afortunadamente se encuentran fuera de peligro después de realizar esta equivocada práctica que puede ser mortal.
 

Una vez declarada la emergencia sanitaria por cuenta de la COVID-19 fueron de común conocimiento diferentes remedios que supuestamente evitaban su contagio y también otros que eran difundidos en redes sociales como si se tratara de la cura milagrosa, infortunadamente muchas personas decidieron hacer caso a lo que se comunicaba y el desenlace fue fatal.

Casi dos años después de declarada la pandemia, resulta inconcebible para muchas personas que todavía se siga haciendo caso a las supuestas curas, especialmente cuando está comprobado que solo la vacunación contra la COVID-19 evita contagio y enfermedad, pero una familia en Palmira en el departamento del Valle del Cauca no creyó lo mismo.

Cuatro miembros de una misma familia resultaron intoxicados y cerca de morir luego de ingerir insecticida, porque supuestamente este podía contrarrestar los síntomas de la infección por la COVID-19.

Las personas, entre las que se encontraba un menor de edad fueron trasladadas a un centro asistencial en donde se les practicó un procedimiento de lavado de estómago y se les suministró medicamentos necesarios para esta clase de situaciones.

Las personas intoxicadas contaron a los médicos que ingirieron un centímetro de insecticida porque habían escuchado decir que este era muy bueno para acabar con los síntomas y la infección por la COVID-19, pero según los galenos, la familia contó con mucha suerte porque la ingesta de insecticida puede resultar mortal.

El subsecretario de Salud de Palmira, Luis Fernando Parra, se mostró preocupado por la situación e hizo un llamado a la comunidad para que evite este tipo de prácticas, las cuales, en lugar de representar un beneficio, pueden ser un error mortal.

La automedicación puede agravar la situación de un paciente y mucho menos deben hacerlo con cosas como insecticidas y antiparasitarios que en realidad no han demostrado que sean efectivos contra el Covid-19”, expresó al funcionario sanitario.

Durante el primer año de pandemia se hicieron muy conocidos diversos remedios que supuestamente evitaba el contagio por la COVID-19 y también reducían sus efectos, tal es el caso del Hipoclorito, un agente presente en los desinfectantes comerciales caseros que, infortunadamente, ocasionó decenas de muertes en Latinoamérica.

No existe ningún remedio milagroso contra la COVID-19, lo único que puede evitar la infección o cuando menos reducir la posibilidad de enfermedad grave y muerte es la vacunación, por eso el secretario de Palmira y todas las autoridades recomiendan acudir a un punto de vacunación contra la COVID-19 y recibir los biológicos que representan la diferencia entre la vida y la muerte.

Artículos Relacionados

+ Artículos