Actualización: Jue, 21 / Nov / 2019 5:38 pm
Colombia.com Bogotá Jue, 21 / Nov / 2019 5:17 pm

[OPINIÓN] 21 de noviembre: La manifestación debe continuar

¿Es el inicio de algo grande para Colombia?

[OPINIÓN] 21 de noviembre: La manifestación debe continuar
Es un deber con nuestro país no dejar esto atrás como sucedió en 1948. Foto: Twitter @YolandaRuizCe

Las ideas y opiniones  expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Los colombianos estamos berracos por los niños que perdieron su vida en el Caquetá, por la corrupción del Gobierno, por la falta de recursos hacia las Universidades Públicas, por el sistema de TransMilenio que nos moviliza como en lata de sardinas, por el descaro de nuestro presidente y sus secuaces, por el abuso continuo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), por la falta de seguridad en la capital, por los policías que están en contra del pueblo en vez de estar tras los ladrones, por nuestro líderes sociales caídos en medio de la batalla por mejorar el país, por el paquetazo en la modificación a la pensión, por la “magnífica” economía naranja, por la propuesta de pagarle el 75% del salario mínimo a los jóvenes menores de 25 años, entre otros tantos temas que pueden despertar nuestra indignación y, quizás el principal: El “eterno presidente”, Uribe. ¡No lo queremos más detrás del poder!

¿No serán razones suficientes para querer salir a las calles y pedirle al presidente Duque que le dé la cara al pueblo?, pues para muchas personas no era necesaria esta movilización, mientras que, para mí, lo realmente absurdo es que una manifestación, que se esperaba que fuera la más grande de la historia de Colombia, se termine a las 4:30 de la tarde. ¡Esto no debería parar!

El Gobierno no va a sufrir con una manifestación de un día y realmente necesitamos que Iván Duque siga apretando nalga y tensionado pensando si el pueblo seguirá al día siguiente pidiendo su cabeza hasta que realmente sea un hecho.

¿Se quedará en un recuerdo?

Sería absurdo que las personas que salieron a movilizarse este 21 de noviembre piensen que todo ya quedó hecho. ¡La marcha debe continuar! El Gobierno no se va a paralizar, ni mucho menos va a temblar por un solo día y, aunque sé que es difícil que dejemos nuestras labores, estudios y responsabilidades de lado por mucho tiempo, nuestro país también es algo que nos corresponde y a gritos nos está pidiendo ayuda.

No solo es la capital de Colombia en donde la gente se encuentra inconforme, pues desde Medellín, Cali, Boyacá, Cauca, Buenaventura, Tunja, Ibagué, Pasto, Barranquilla, Neiva, Rionegro, Fredonia, Caucasia, Apartadó, Andes, Leticia, Cartagena, Manizales, Valledupar, Montería, Facatativá, Quibdó, Guaviare, Inírida y otros lugares del país, las personas hicieron presencia en las calles, manifestándole al Gobierno su inconformidad con este mandato que, al parecer, va de mal en peor. Por este inconformismo a nivel nacional, la lucha no debería parar.

Si bien es cierto que es una manifestación que no se había visto antes, es un trabajo que demanda más de un solo día para que comiencen a creer desde la Casa de Nariño que el pueblo realmente está berraco.

No estoy pidiendo que el país se paralice (aunque sería magnífico), ni que en los trabajos despidan a más de uno por no asistir, pero sí que la lucha no sea cuestión de un solo día. Tomemos el ejemplo de Chile (sin los disturbios), el de Brasil y el de Ecuador para no rendirnos en cuestión de un solo día.

¿Cómo es posible que el ESMAD y la policía ataquen a quien realmente deben defender?

Todo marchaba bien en la Plaza de Bolívar, no se presentaron disturbios adivinen hasta qué momento, sí señores y señoras: Hasta que llegó el ESMAD, pero no fue el único lugar en donde llegaron a interrumpir la tranquilidad, pues en Suba con avenida Ciudad de Cali, a la salida del portal, sucedió lo mismo, igual en la calle 26 con carrera 68, entre otros tantos lugares de la capital colombiana.

En la marcha se leían pancartas en donde personas le enviaban un mensaje a los miembros de estas organizaciones: “también estamos defendiendo sus derechos”, y sí, son padres y madres, quizás estudiantes, trabajadores y servidores, pero públicos y como tal deberían defender al pueblo, no enfrentarse a mujeres que también son cabeza de familia, a estudiantes que al igual que sus hijos, solo buscan salir adelante.

Ahora sí, ¿dónde están los influencers y artistas?

Acá sí deberían salir esa manada de posters que se esconden detrás de sus redes sociales, no solamente para concienciar a los jóvenes de lo que nos corre pierna arriba si dejamos que Duque siga con ese Gobierno, además, deberían ser uno de los primeros en las calles, utilizando ese poder de “mover masas” para que sus seguidores por fin se unan para algo bueno, aparte de darles vistas en sus videos.

En fin, hay mucha tela por cortar y la columna podría seguir con muchísimas palabras más, pero la conclusión sería la misma: La lucha no puede parar acá, esta indignación no puede ser de un solo día, ni mucho menos puede el pueblo quedarse en el efímero recuerdo de un 21 de noviembre de 2019 en donde más de 1 millón de personas en la capital y en otras partes del país decidieron salir a marchar, pero que después se volvieron a dormir sobre los laureles.

Juliana Palomino - Colombia.com