Actualización: Lun, 05 / Ago / 2019 8:06 pm
Colombia.com Bogotá Lun, 05 / Ago / 2019 8:28 am

[Opinión] ¿Amor u odio? El "dinamismo político" de Iván Duque hacia Uribe

La "política es dinámica" y la relación entre Iván Duque y Uribe es clara muestra de esto.

Opinión: La política dinámica de Iván Duque
Columna de Iván Duque en contra de Álvaro Uribe, escrita en 1998. Foto: Twitter

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Dice el sabio y antiguo adagio que con la familia, amigos y, en algunos casos, contactos en redes sociales “nunca de los nuncas” se debe debatir sobre política, fútbol o religión; y por mi parte, en un gesto muy poco inteligente para el buen uso de mi tiempo, me encanta hablar sobre los dos primeros.

Así, debo decir que en uno de los tantos debates políticos que mantuve durante las campaña presidencial del 2018, alguien mencionó en un par de ocasiones la frase que, personalmente, define la corrupción, clientelismo y oportunismo que gira alrededor del poder en Colombia: “la política es dinámica”.

“Política” y “dinámica”, dos palabras que excusan a cualquier delincuente de cuello blanco que pretende ganar votos a costa de la traición a sus ideales y sus pensamientos como persona y profesional. En pocas palabras, una jugada muy poco ética en una ya convulsionada, y nada seria, política colombiana.

Escucha acá las principales emisoras informativas de Colombia

"Como han pasado los años..."

Para ejemplificar esto hay cientos de miles de casos, y si los analizamos todos desde que se fundó nuestro país (hace ya 200 años”), tal vez no terminaríamos. Entonces, para aprovechar lo que hoy en periodismo digital llamamos la tendencia, hablemos de la “columnita” que le descubrieron al hoy presidente Iván Duque el pasado fin de semana.

Hace unos 21 años, Duque tenía un espacio en el semanario 'Tolima 7 días', que por entonces hacia parte de la casa editorial de El Tiempo. Allí, un joven Iván Duque, de tan solo 22 años de edad y que apenas tenía su primera participación en los temas políticos del país, poseía pensamientos muy diferentes a los que defiende hoy. De hecho, no solo su pensar difería del Duque de este 2019, sino que también lo hacían sus admiraciones por ciertos personajes (creo que ya saben de lo que estoy hablando).

“Los pecados de Álvaro Uribe”, es el título de la columna publicada en julio de 1998 y que por sí solo ya dice demasiado, ¿no?

Según Duque, en las elecciones presidenciales de 1998, que ganó el candidato por el Partido Conservador Andrés Pastrana Arango, la culpa de que Horacio Serpa (Partido Liberal) no se quedara con la Presidencia de la República fue, nada más ni nada menos, que del “honorable” Álvaro Uribe.

Para el Duque de hace dos décadas, Uribe nunca se mostró solidario con la campaña de su entonces compañero de partido, por lo que habría sido él mismo el encargado de hacer fracasar a Serpa entre los votantes de Antioquia, esto, pensando en pavimentar lo que sería su campaña para el 2002.

Ahora bien, lo que más sorprendió fue un fragmento en el que asegura que Uribe solo piensa en la guerra (opinión que es cierta), no sin antes relacionarlo con el paramilitarismo antioqueño representado en las Convivir.

“Serpa es un hombre empeñado en la paz, y Uribe es identificado como un escudero de la Convivir, es decir, con una expresión clara de la extrema derecha colombiana, que concibe la paz únicamente como resultado de una victoria militar sobre los alzados en armas”, escribió nuestro jefe de Estado.

El resto es historia: Uribe ganó la Presidencia en 2002; hizo triquiñuelas para hacerse reelegir en 2006; puso a Santos en 2010; luego fue “traicionado” en 2014 y, finalmente logró convencer a un Duque que antes parecía más pacífico, que la paz llegaba por medio de las armas y no del diálogo; argumento con el que llegó al poder en 2018, repitiendo un círculo vicioso de mentira, oportunismo y “dinamismo político” en Colombia.

Christopher Ramírez - Colombia.com