Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Rodolfo Hernández afirma que Colombia no puede seguir eligiendo ladrones

El controvertido aspirante presidencial santandereano se manifestó en Villavicencio en contra de la corrupción afirmando que el país no ´puede seguir eligiendo ladrones.

Actualización
Rodolfo Hernández fue alcalde de Bucaramanga, capital del departamento de Santander. Foto: Twitter @ingrodolfohdez
Rodolfo Hernández fue alcalde de Bucaramanga, capital del departamento de Santander. Foto: Twitter @ingrodolfohdez

El controvertido aspirante presidencial santandereano se manifestó en Villavicencio en contra de la corrupción afirmando que el país no ´puede seguir eligiendo ladrones.

Rodolfo Hernández, candidato presidencial independiente y que en diferentes tramos de la carrera hacia la jefatura de estado ha siso uno de los fenómenos políticos del país, ha tenido como estandarte de sus propuestas el liberar a Colombia de los ladrones y corruptos, así bien lo manifiesta en una de sus frases de campaña ‘vamos a acabar con la robadera’.

Es justamente esa ‘robadera´ la que, según el exalcalde de la ciudad de Bucaramanga, tiene en graves aprietos al país, y desde Villavicencio, capital del departamento del Meta, el aspirante presidencial volvió a manifestarse en relación a este asunto.

“Si nosotros seguimos eligiendo ladrones, como hasta hoy, no es posible hacer las obras que el país necesita”, afirmó Rodolfo Hernández en correría proselitista por los llanos orientales.

El candidato, quien es ingeniero de profesión y reconocido constructor en la ciudad de Bucaramanga, saltó a la vitrina nacional gracias a su lucha frontal contra la corrupción, y su administración en la capital del departamento de Santander fue considerada como ejemplar.

Gracias a su lucha contra la corrupción, un mal que tiene sumido al país en la crisis, Rodolfo Hernández ha logrado ganarse la aceptación de un grueso número de colombianos, además de su tono particular, ‘frentero’ y sin ‘pelos en la lengua’ para llamar a las cosas por su nombre.

Colombia ha tenido que enfrentar en estos 22 años del siglo XXI un gran número de casos de desangre a las arcas del Estado y se han evidenciado robos y un aparato corrupto, especialmente activo en los contratos de las grandes obras de la nación, los cuales han traído sobrecostos, atrasos y más problemas a los colombianos.

Puentes que se caen, obras con enormes sobrecostos y una larga lista de problemas hemos tenido que padecer los colombianos sin que todos sus ejecutores reciban el castigo de ley pertinente.

Diferentes mediciones internacionales han declarado a Colombia como una de las naciones más corruptas del mundo, muy lejos de países en donde este fenómeno se mantiene con niveles muy bajos, como es el caso de Dinamarca o Nueva Zelanda.

Un buen número de políticos envueltos en casos de corrupción se encuentran pagando penas, varios de ellos elegidos en cargos públicos como alcaldías y escaños en el Congreso de la República, pero otros más tienen procesos en su contra, y a pesar de ello, siguen aspirando a cargos públicos.

El último gran escándalo fue el de ‘Centros poblados’ en el que el Ministerio de Tecnologías de la  Información y las comunicaciones, MinTic, suscribió un contrato para dotar de conectividad a zonas apartadas del país y entregó como adelanto 70 mil millones de pesos al consorcio Centro Poblados sin que se ejecutarán las obras.

Del dinero aún no se sabe nada y aún no existen condenas, ni procesos en contra de los implicados, entre ellos, la exministra Karen Abudinen, cuyo apellido se usó para conformar el término ‘abudinear’, popularmente utilizado para referirse a robar.

Artículos Relacionados

+ Artículos