Por: Juan Carlos García Sierra • Colombia.com

Lucho Díaz, el embolador que llegó a la política y se convirtió en bocadillo mediático

Lucho Díaz, un hombre humilde y particularmente carismático, llegó a la política y se le conoció como ‘el concejal embolador’, infortunadamente su carrera se fue tan rápido como llegó.
 

Luis Eduardo Díaz gozó de los lujos de la política y ahora lleva una vida sencilla. Foto: Youtube
Luis Eduardo Díaz gozó de los lujos de la política y ahora lleva una vida sencilla. Foto: Youtube

Lucho Díaz, un hombre humilde y particularmente carismático, llegó a la política y se le conoció como ‘el concejal embolador’, infortunadamente su carrera se fue tan rápido como llegó.
 

Uno de los casos más particulares de personas del común que llegan a la política fue el de Luis Eduardo Díaz, más conocido como ‘el embolador lucho’, un hombre que se hizo conocido por sus escándalos cuando fue concejal de la ciudad de Bogotá.

Luis Eduardo Díaz Chaparro logró ser elegido concejal de la capital de la República con apenas 1.393 votos, suficientes para hacerse con un escaño en la corporación distrital, y conseguidos gracias a una historia difícil de vida y a sus deseos de no hacerse rico, sino de obtener recursos para poder pagar la operación de una de sus hijas, víctima de quemaduras cuando era una pequeña.

Lucho Díaz se convirtió en un personaje mediático apenas llegó al concejo, empezó a ganar un dinero que nunca había devengado y su forma de hablar resultaba atractiva para los noticieros de televisión y para los televidentes, porque reflejaba al hombre de la calle, muy lejos del refinado y aburridor político tradicional.

Su falta de preparación y sus conflictos personales le pasaron factura al concejal, porque sus problemas con el alcohol lo hicieron protagonista de escándalos en los que ebrio y armado quiso imponer la ley del más importante en su vecindario, un delicioso platillo para los medios que no perdían pisada a sus andanzas.

Aunque su falta de experiencia como político no le permitió un mejor paso por el concejo, Lucho Díaz logró sacar adelante el proyecto para reglamentar la vasectomía (a la que se refería como ‘vasectonomía’) y del uso del piercing y tatuajes, por lo que no se puede decir que el ‘embolador’ pasó en blanco por la corporación político administrativa de la capital colombiana.

En el año 2004, en medio de una licencia de tres meses, el concejal Díaz participó en un reality show de la televisión colombiana llamado ‘la isla de los famosos’, y estando en él la Procuraduría General de la Nación lo destituyó de su cargo e inhabilitó por 13 años y tres meses debido a que se descubrió que tenía dos sentencias condenatorias por hurto agravado, las cuales fueron reconocidas por él mismo. 

Con su salida del concejo, Lucho Díaz tuvo que volverse a enfrentar a su antigua vida en la que no tenía el dinero que devengaba como político y desapareció de la escena, pues ya no era un producto que vendía para los medios y se esfumó, hasta que en 2019 se realizó una exitosa telenovela que narraba su vida, por lo que volvió a ser recordado y a aparecer ante las cámaras en entrevistas y contando su historia.

El concejal lucho no se dejó amilanar por las dificultades y siguió adelante, asegura que dejó el licor y junto con su esposa instaló un negocio de empanadas en el norte de Bogotá, en donde dice que le ha ido bien, sin los lujos que temporalmente gozó, pero sin necesidades.

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en Actualidad

Lo más leído en Colombia.com