Por: Linda Hernández • Colombia.com

Mamá de Daniela Álvarez, habla por primera vez tras la amputación de la exreina

Con un sentido relato la mujer recordó los momentos más difíciles que atravesó su hija en el hospital. 

Actualización
Contó cómo han vivido el proceso con Daniela. Foto: Instagram
Contó cómo han vivido el proceso con Daniela. Foto: Instagram

Con un sentido relato la mujer recordó los momentos más difíciles que atravesó su hija en el hospital. 

Zandra Vázquez, madre de la ex Señorita Colombia Daniela Álvarez, quien recientemente sorprendió al mundo con la amputación de una de sus piernas, habló por primera vez del complicado proceso por el que ha tenido que pasar su hija.

Con sentidas palabras, la mujer resaltó la valentía con la que su hija ha enfrentado la situación, llegando a convertirse en un ejemplo de lucha y esperanza para muchas personas en el mundo.

“Mi hija es alguien de otro mundo, es un ángel que Dios nos puso en la tierra, un ser espiritual, con una luz que no solo ilumina a la familia, sino a muchas personas y ¿qué puedo decir?, estoy muy orgullosa de esa hija que tengo”, relató en entrevista con la Revista Vea. 

Aunque la exreina se ha mostrado muy fuerte, su mamá habló de los momentos más difíciles que tuvo que pasar durante los 42 días que estuvo hospitalizada, y el fuerte dolor físico que ha sufrido pero que también ha podido superar "gracias a la oración y la fe". 

“En la segunda operación, que fue la más difícil, (ella) sentía mucho dolor. ¿Qué puede hacer una madre al ver que su hija sufre, sino sufrir igual? Yo le digo: ‘mamita, tranquila, mañana será otro día, el sol brillará, papá Dios está del lado de nosotros, agárrate de la Virgen'. Le hablo al oído y no puedo más que sobarle la frente y la cabeza, que es lo que más hago en esos momentos de dolor, y compartir con ella”, contó Vázquez. 

Y agregó: “Justamente, es esa fe lo que ha mantenido en pie a la familia entera. […] Ella tiene una fe y una fuerza inquebrantables y ha sacado esa fuerza interior, es lo que llamamos la resiliencia”.

Habló del motivo por el hoy en día sonrie su hija, sabiendo que apenas empieza una vida llena de cambios tras la amputación.

“Danny tiene claro que habrá momentos difíciles, su rehabilitación no será fácil, pero el día a día lo tenemos agarrado de la mano de Dios. Ella dice claramente: ‘Yo estoy feliz, no porque me hayan amputado la pierna, estoy feliz porque tengo la vida, puedo compartir con la familia. Eso es lo que estamos celebrando: su vida, sabiendo que lo que viene no es fácil”, dijo.

Señaló que admira la fortaleza de su hija, quien en lugar de ver obstáculos ahora ve nuevas oportunidades, y planea crear una fundación para ayudar a la personas que pasan por la misma situación.

 

Artículos Relacionados

+ Artículos