El chavo del 8 y los conflictos de sus protagonistas en el set de grabación

Si todos creíamos que en El Chavo del 8 solo cabían las risas, las discordias también acompañaron durante años a sus protagonistas.

Mié, 05 / Ago / 2020 4:12 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
El Chavo tuvo su primera emisión en 1971. Foto: Facebook El Chavo Del 8

El Chavo tuvo su primera emisión en 1971. Foto: Facebook El Chavo Del 8

Mié, 05 / Ago / 2020 4:12 pm

Si todos creíamos que en El Chavo del 8 solo cabían las risas, las discordias también acompañaron durante años a sus protagonistas.

“¡Qué bonita vecindad, qué bonita vecindad, es la vecindad del chavo, no valdrá medio centavo, pero es linda de verdad!”

Detrás de esa canción se esconde una realidad muy diferente porque, aunque pareciera que todo marchara muy bien en el set de grabación del programa número uno de la televisión humorística, los escándalos que rodeaban a sus protagonistas y las relaciones conflictivas dentro del estudio no sucedieron sin querer queriendo.

Al principio, las cosas giraban en torno a la camaradería y el grupo siempre estaba dispuesto a pasar a tomar una tacita de café, pero con el tiempo y el reconocimiento del público, los celos, la vanidad y la intriga comenzaron a chispotearse, las peleas entre actores eran comunes, a tal punto que en más de una ocasión estuvieron cerca de descalabrarse los cachetes.

Se dice que Roberto Gómez Bolaños, creador de la historia, los personajes y quien encarnaba en la serie al Chavo del 8, no quería que otros actores brillaran más que él, Carlos Villagrán como Quico y María Antonieta de las Nieves, la Chilindrina, se destacaban capítulo a capítulo porque al cabo que sí querían.

Gómez Bolaños decidió reclamar la autoría de sus personajes y aunque de las Nieves logró registrarlo, Villagrán tuvo que modificarlo, porque claro, tenía que ser el chavo del 8. También se dice que el creador y director le estaba cobrando una supuesta relación sentimental con Florinda Meza, Doña Florinda, por esa razón Don Roberto pronunciaba constantemente un tá, tá, tá, tá y Villagrán respondía, bueno, pero no se enoje.

Otro de los acontecimientos clave resultó ser el romance que Florinda Meza y Gómez Bolaños iniciaron, la tensión en el estudio de grabación aumentó, porque Meza controlaba las acciones de Bolaños, mientras él se rendía a sus encantos llevándole siempre un humilde obsequio.

Gómez Bolaños era un hombre casado, pero dicen que se divorció para unirse a Florinda Meza, varios años menor que él, y desde ese entonces, no fue el señor Barriga el verdadero dueño de la vecindad, sino ella; la causa, motivo, razón o circunstancia es que doña Florinda quería no solo tener control sobre su hombre, al mejor estilo de espíritu chocarrero, sino también del programa.

Se decía también que Don Ramón, interpretado por Ramón Valdez, era según Florinda Meza, un alcohólico empedernido, pero él siempre le fue al Necaxa y sus compañeros salieron a desmentir tales afirmaciones y apoyándolo le pidieron que continuara trabajando tranquilo y que mejor no se metiera con esa chusma.

Durante años el ambiente en la vecindad fue difícil, se hablaba de una cosa y de otra sin que se pudiese confirmar, hasta que Don Ramon, Quico y la Chilindrina gritaron cállate, cállate que me desesperas y abandonaron el programa para emprender proyectos personales en Tangamandapio y en toda Latinoamérica.

De los actores principales del programa solo viven Florinda Meza, Carlos Villagrán, María Antonieta de las Nieves y Edgar Vivar, pero, aunque los demás ya no estén y a algunos no les tengamos paciencia, todos vivirán para siempre en los corazones de un continente.

Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com • Mié, 05 / Ago / 2020 4:12 pm