Colombia.com Bogotá Miércoles, 31 / Jul / 2019

[OPINIÓN] La sanción a Juan Carlos Osorio es un mal precedente para el fútbol colombiano

La Dimayor dio a conocer la multa que recibirá Juan Carlos Osorio tras su expulsión en Copa Águila

Opinión Sanción a Juan Carlos Osorio
Osorio no podrá dirigir durante dos meses en ninguna competencia. Foto: Twitter @VBarCaracol

Las ideas y opiniones expresadas en esta publicación son las del autor y no necesariamente reflejan la opinión ni posición de Colombia.com

Luego de la infantil expulsión del técnico de Atlético Nacional, Juan Carlos Osorio, en la ida de los octavos de final de la Copa Águila frente a Independiente Santa Fe, varios pensamos que el comité disciplinario de la Dimayor actuaría como un ente serio y sancionaría a Osorio con todo el rigor que el reglamento indica, de acuerdo a la grave infracción que cometió al agredir al juez John Hinestroza.

Pero una vez más la justicia (en este caso deportiva) no fue coherente con lo que sus mismos estatutos promueven y decidió darle al infractor una multa irrisoria. Sé que vendrán quienes digan que la acción de Juan Carlos Osorio no fue tan grave y que el castigo impuesto por la Dimayor no era para tanto. Pero en NINGÚN caso es justificable una agresión en el deporte, mucho menos ante aquel que está en el terreno de juego, precisamente, para evitar que la violencia haga parte del espectáculo.

No se debería juzgar la gravedad del golpe, de si lo tocó o no, de si actuó con la cabeza caliente porque veía el partido más complicado con diez hombres. Se debe juzgar el mero hecho de que un técnico de fútbol agredió a un árbitro, sin justificantes y sin matices. 

Esta acción debió sentar un precedente, dejar las bases claras sobre la gravedad de una agresión hacía un árbitro. Como ya sucedió con Juan José Peláez, quien por una acción similar recibió 40 fechas de sanción en los años 90, estas acciones sirven para que los jugadores, directores técnicos o asistentes lo piensen dos veces antes de realizar una acción de esta índole.

Y es que el castigo que la Dimayor anunció para Osorio (tres fechas en la Copa Águila y dos meses de suspensión de toda competencia, además de un poco más de un millón de pesos) nada tiene que ver con lo que, según el mismísimo código de disciplina de la Federación Colombiana de Fútbol, podría llegarle a pasar a Osorio por su ‘pataleta’.

Según el artículo 64 de dicho código de disciplina, la suspensión mínima era de ¡12 meses!, llegando incluso a los 24 meses de sanción. Además, la multa económica que se anuncia en este reglamento indica que son 60 salarios mínimos los que debe pagar alguien que agreda a un árbitro. Por el contrario, dos meses y la multa reducida en un 75% de lo impuesto en la sanción inicial será todo el castigo que Osorio tendrá que pagar por su ‘rabieta’.

Cada vez sorprende más la poca seriedad de los entes que rigen la justicia, no solo deportiva, en el país.

También puedes interesar: Las razones por las que puede fracasar el canal premium del fútbol profesional colombiano

Carlos Espitia - Colombia.com