Por: Karen Benavides • Colombia.com

21 años de prisión: la condena para el veterinario que abusaba sexualmente de los animales

El tribunal federal en Florida condenó a 21 años de prisión a Prentiss K. Madden, un veterinario que abusaba sexualmente de los animales que atendía.

Veterinario es condenado por abusar de los animales que atendía. Foto: Shutterstock
Veterinario es condenado por abusar de los animales que atendía. Foto: Shutterstock

El tribunal federal en Florida condenó a 21 años de prisión a Prentiss K. Madden, un veterinario que abusaba sexualmente de los animales que atendía.

Numerosos casos de maltrato animal suelen salir a la luz en diferentes lugares del mundo, algunos mucho más atroces y despiadados que otros; sin embargo, aunque todos estos hechos son inaceptables y deben ser atendidos de inmediato, genera una preocupación mayor aquellos en los que se trata de una afectación colectiva, y es precisamente esto lo que sucedió en Estados Unidos, con un hombre que aparentemente estaba al servicio de las mascotas, pero que terminó siendo el peor peligro para muchas de ellas.

En el mes de julio, se llevó a cabo la captura de Prentiss K. Madden por abusar sexualmente de los animales que atendía como profesional, además de la posesión de material de abuso infantil; ahora, el tribunal federal en Florida lo encontró culpable de los delitos que se le imputaban y lo condenó a 21 años de prisión.

Este hombre de 40 años prestaba sus servicios de atención veterinaria en un consultorio en Aventura, al sur del condado de Miami-Dade; tal como él mismo lo confesó, producía videos de él mismo involucrado en actividades íntimas con perros y los compartía con otras personas en chats. Vale la pena mencionar que el Caring Hands Animal Hospital, el centro veterinario en el cual trabajaba este hombre, los destituyó justo en el momento en el que fue capturado.

Pero esto no es todo, pues además se le encontró culpable por acceder a una cuenta de Dropbox que contenía imágenes de abusos contra menores, de recibir fotografías y videos con estos mismos contenidos a través de redes sociales, y de interactuar sobre el mismo tema a través de chats; de hecho, según información revelada por el ‘Nuevo Herald’, sobre él recae una acusación de abuso contra un menor, de 16 años, aunque no tuvo éxito en los estrados.

Y es que, aunque el acusado confesó sus delitos, pidió disculpas a los afectados y se excusó en que había sido abusado cuando era joven, el juez no le dio valor a sus afirmaciones y dictó la sentencia de 272 meses de prisión.

Esta decisión fue basada en el Proyecto Niñez Segura, lanzada en el año 2006 para "ubicar, detener y enjuiciar mejor a las personas que explotan a los niños a través de Internet, así como para identificar y víctimas de rescate", y en el estatuto federal que castiga todos los actos que incluyen tortura animal, especialmente aquellos que llegan a la bestialidad.

Artículos Relacionados

+ Artículos