Colombia.com Bogotá Jueves, 15 / Dic / 2011

Falleció el maestro Pablito Flórez, reconocido como el Juglar del Porro

Su aporte fue esencial para la música colombiana, dado que renovó una tradición integrando las letras a los porros.  Así les dio eco a las maravillosas historias gestadas en el Sinú.

Falleció el maestro Pablito Flórez, reconocido como el Juglar del Porro
El maestro Pablito Flórez. Foto: Cortesía El Tiempo
El Ministerio de Cultura le otorgó en 2010 a este músico y compositor, autor de más de mil temas, la Gran Orden ‘Maestro del Patrimonio Musical Colombiano’, y en 2008 el Premio Nacional Vida y Obra, como homenajes a su notable trayectoria.

“Colombia pierde a uno de sus grandes músicos y juglares. Es inmenso su aporte a la cultura del país, lo mismo que la huella e inspiración que despertó con sus composiciones en varias generaciones de creadores”, expresó  Mariana Garcés Córdoba, Ministra de Cultura. 

Sobre lo que significa el trabajo artístico de Flórez, el escritor y periodista Carlos Marín escribió en la publicación ‘Premio Nacional Vida y Obra 2008 Ministerio de Cultura’: “Añadirle la letra al porro fue el medio que usó Pablito Flórez para desarrollar su riqueza musical y su vocación narrativa. Era en ese entonces, y lo sigue siendo su proyecto de vida, la vida misma para él”.

El impacto de su aporte fue tal, que en 1998 la junta organizadora del Festival Nacional del Porro de San Pelayo (Córdoba) incluyó el estilo del juglar en este certamen cultural, creando la modalidad de ‘Concurso de porro vocalizado con arreglo para música de cuerdas’. Flórez se hizo acreedor al premio de esta categoría durante tres versiones consecutivas y más tarde, en 2001, su hijo Marco Antonio fue el ganador.

“El porro es lo que son mis coterráneos, sabe a ciénaga, a río, a mar, a camino viejos, a barro, a pájaros, a comida. El porro es el dueño del Sinú y de las sabanas. También sabe a fiesta y a toro”, expresó en una ocasión Pablito Flórez.

Nació en Ciénaga de Oro (Córdoba), el 27 de junio de 1926. Compuso ‘Los sabores del porro’, una de sus canciones más importantes y por la que es conocido gracias a las diversas versiones que se han hecho de ella. Esta composición fue revolucionaria y adquirió en la década de los noventa reconocimiento en toda la región Caribe. Más tarde se desbordó en todo el país y en el exterior.

“(…) Es un tratado de culinaria que representa el gusto que todo costeño siente por la comida. Pero además de detenerse en los alimentos, esta clásica canción hace referencia a otros elementos típicos del paisaje cultural de la Costa, como la fiesta, el corral, el fandango, el ranchón y el higo. Es una canción cuya letra contiene la identidad de toda una región, reflejada en muchos de los elementos que la definen”, escribió Marín.

Otras de sus más reconocidas creaciones son ‘La aventurera’, ‘La muerte de María Varilla’ (cumbia), ‘Tres darinetes’ (fandango), ‘Ojos turcos’ (merengue), ‘Rosas de la tarde’ (pasillo), ‘El entierro de Pablo Flórez’ (paseo) y ‘El dolor de Marla’ (porro).