Colombia.com Bogotá Lunes, 28 / May / 2018

Able & Baker: Así se vivió el primer vuelo espacial con monos en 1959

El 28 de mayo de 1959 Able & Baker se convirtieron en los primeros monos en sobrevivir a los vuelos espaciales. 

Able & Baker: Así se vivió el primer vuelo espacial con monos en 1959
Foto: NASA.

Able & Baker fueron los primeros monos en ir al espacio y regresar vivos, el 28 de mayo de 1959, metidos dentro de cápsulas apretadas, cubiertos de sensores y electrodos, situados dentro del cono nasal del cohete. 

Able era un mono rhesus de Kansas de 3,18 gramos de peso, y su compañera de tripulación, Baker, era un mono ardilla de Perú de 310 gramos de peso. Ambos despegaron en un cohete Júpiter desde Cabo Cañaveral, en Florida, alcanzando una altitud de más de 300 millas. 

Te puede interesar: Detectan rayos antimateria en el Huracán Patricia

En el vuelo que duró 16 minutos, soportaron una aceleración de la gravedad 38 veces superior a la terrestre (38 G), quedando en condiciones de ingravidez durante 9 minutos , en los que la cápsula alcanzó una velocidad máxima de 10,000 millas por hora. Recorrió unas 1.700 millas de profundidad antes de caer en el Océano Atlántico, cerca de Puerto Rico. 

Aunque los dos monos sobrevivieron a este viaje espacial, Able murió cuatro días después del vuelo, a causa de una reacción a la anestesia que los doctores empleaban mientras trabajaban para quitar los electrodos de debajo de su piel, debido a que uno de ellos se había infectado.

Able fue disecada y actualmente se puede encontrar en el Museo del Espacio de Washington, donde recuerda su hazaña, amarrada al tubo en el que hizo su viaje. 

Baker, por su parte, logró vivir hasta el 29 de noviembre de 1984 en el Centro Espacial de Huntville, Alabama, disfrutando del éxito dee ma misión, incluso, fue invitada a la Casa Blanca. Murió a los 27 años, por una disfunción renal. 

Gracias a este vuelo espacial con monos se logró estudiar el comportamiento de los seres vivos en el espacio y, consecuentemente, para el desarrollo de las posteriores misiones humanas tripuladas.

En varias ocasiones los animales tripularon vehículos espaciales, que ayudaron a los expertos a investigar sobre los diferentes procesos biológicos y los posibles efectos que la microgravedad pudiera tener. 

¿Cuáles fueron los primeros animales en ir al espacio?

El 20 de febrero de 1947, Estados Unidos lanzó desde la base White Sands Missile Range (estado de Nuevo México), los primeros animales al espacio, moscas de fruta que partieron con semillas de maíz a bordo de un misil alemán V-2. 

En 3 minutos y 10 segundos, el cohete alcanzó los 109 km de altitud, superando las definiciones de límite del espacio de la Fuerza Aérea estadounidense (50 millas u 80 km) y la definición internacional (100 km).

La cápsula Blossom fue detectada, cayó a la atmósfera, donde fue frenada por la fricción con el aire, y finalmente se frenó con un paracaídas. 

Las moscas de la fruta se recuperaron vivas.  El propósito de este experimento era investigar sobre los efectos de la exposición a la radiación a elevada altitud. 

Algunas expediciones posteriores con misiles V2 llevaban muestras biológicas, como musgo. A mediados de 1949, Estados Unidos lanzó un misil alemán V2 con un mono rhesus llamado Albert I, pero el cohete solo alcanzó entre 48 y 63 km de altitud y no llegó al espacio.

Estados Unidos continúo enviando simios al espacio hasta 1985, sin embargo, las asociaciones protectoras de animales se oponen a este tipo de experimentos. Por esta razón, la NASA dejó de hacer este tipo de experimentos con monos y decidió usar animales pequeños. 

Linda Yicela Hernandez Sanchez - Colombia.com