Por: Jessica Mutis • Colombia.com

Energía de plantas es empleada para crear el primer cargador de celulares

La idea surgió como parte de una experiencia de vida en la juventud de Hernán Asto de nacionalidad peruana, ingeniero de profesión, emprendedor por vocación y creativo por naturaleza.

Su idea se proyecto desde los 14 años. Foto: Alintigroup.com
Su idea se proyecto desde los 14 años. Foto: Alintigroup.com

La idea surgió como parte de una experiencia de vida en la juventud de Hernán Asto de nacionalidad peruana, ingeniero de profesión, emprendedor por vocación y creativo por naturaleza.

Fue a la edad de 14 años cuando estaba en su escuela y no contaba con energía eléctrica, tenía que recurrir a las velas para poder realizar sus deberes, lo que generaba que respirara las sustancias tóxicas del humo. Este fue el impulso que necesitó para idear, proponer y apoyar a un grupo de profesionales para crear un dispositivo que empleara fuentes de energía renovables, y que ayudara a las poblaciones distantes que no disponen de la energía tradicional desde hace seis años. 

Su desarrollo lleva por nombre Alinti, un biocargador que fusiona la energía que produce la fotosíntesis de las plantas con la energía solar. El proceso ha sido largo, esta es la nueva generación después de cuatro versiones, en esta ocasión fusiona un diseño de apariencia futurista en el que, en la parte superior, tiene un espacio para alojar a la planta, en la parte de atrás un panel solar, y en la parte del frente una lámpara (alimentada con la energía que genera el dispositivo y que tiene la capacidad de iluminar de diferentes colores), que en su costado dispone de un panel de control y un puerto USB, en el que se pueden conectar los teléfonos y demás dispositivos a cargar. 

Así mismo, los usuarios no deben preocuparse por el cuidado de la planta puesto que ella se cuida sola, cuando requiere agua le comunica a su dueño por medio de una frase sus necesidades “oye, necesito beber agua”; cuando necesita luz solar dice: “recuerda que necesito la luz del sol para sobrevivir”; y cuando requiere de fertilizante dice “¡Oye! Necesito mis nutrientes”.

Su funcionamiento es así, al estar sembrada en el artefacto hace su proceso de fotosíntesis con la luz que le llega del sol. Este proceso genera unos residuos, los cuales se mezclan con los microorganismos que están en la tierra y se producen electrones.

Los electrones son captados por unas microceldas que se encuentran en la parte inferior del dispositivo, generando un flujo de corriente. Posteriormente, esta corriente se suma a la energía del sol, capturada por los paneles solares, para brindarle una mayor eficiencia a Alinti. Por último, la energía obtenida es almacenada en una batería, y liberada cuando se enciende la lámpara, o cuando se le conecta algún dispositivo para ser cargado.

Artículos Relacionados

+ Artículos