Por: Redacción Tecnología • Colombia.com

Ann Russell Miller, la millonaria que dejó su fortuna por 'convertirse' en monja

¡De millonaria a monja! ¡Sí! Así ocurrió con Ann Russell Miller, la millonaria que dejó toda su fortuna para convertirse en monja. 

Actualización
La inusual decisión de Ann sorprendió a sus 10 hijos, que no pudieron volver a verla. Foto: Twitter @MarkMiller
La inusual decisión de Ann sorprendió a sus 10 hijos, que no pudieron volver a verla. Foto: Twitter @MarkMiller

¡De millonaria a monja! ¡Sí! Así ocurrió con Ann Russell Miller, la millonaria que dejó toda su fortuna para convertirse en monja. 

La hermana Mary Joseph vivió 92 años de una vida poco usual, dejó de respirar el pasado 5 de junio en el monasterio donde se clausuró por los últimos 30 años de su vida. Esta es la historia de la hermana Mary Joseph, la millonaria que dejó todo, por ser monja. 

Se llamó Ann Russel Miller, una mujer que nació en 1.928 y aunque desde joven quería ser monja. Su esposo Richard Miller, fue un 'impedimento', para cuando había cumplido 27 años, ya tenía 5 hijos. 

Su esposo fue el hombre que amó durante toda la vida, fue vicepresidente de Pacific Gas Electric, una empresa de servicios públicos en Estados Unidos, y cuando pereció le dejó una gran casa y una gran fortuna. 

Ann crió a su familia de 10 hijos, en una mansión con vistas a la bahía de San Francisco, jugaba cartas y póker con vehemencia, invitaba a todos sus amigos a esquiar, navegar en su yate por el Mediterráneo y hasta a disfrutar de excavaciones arqueológicas. 

Sus hijos quedaron impresionados cuando decidió clausurarse en un convento y la respuesta que obtuvieron fue: "Dediqué los primeros 30 años de vida, a disfrutarla, los otros 30 a mis hijos y el último tercio de mi vida, será para Dios". 

Asegura Mark Miller, uno de sus 10 hijos, que cuando cumplió 61 años hizo una gran fiesta, a la que acudieron más de 800 invitados en el Hotel Hilton de San Francisco, allí decidió despedirse de familiares y amigos más cercanos.

"Comimos mariscos, música en vivo, mi madre Ann tenía una corona de flores a la que le ató un globo de helio que decía Aqui Estoy, para que la gente la ubicara en la fiesta y la pudiera abrazar como despedida". 

Se casó a los 20 años y su esposo murió en 1.984, a partir de eso, retomó la idea de ser monja. Foto: Twitter @MarkMiller
Se casó a los 20 años y su esposo murió en 1.984, a partir de eso, retomó la idea de ser monja. Foto: Twitter @MarkMiller

Después de todo ese festejo, se fue Chicago y ahora era la hermana Mary Joseph de las carmelitas, con votos de silencio, contemplación y oración diaria. 

Cambió su costosa cama por una tabla con una colchoneta en una habitación pequeña, los zapatos Versace y la seda de los vestidos de diseñador por un hábito marrón y unas sandalias sencillas. 

"Solo la pude visitar dos veces en los 33 años que estuvo en el convento, pero no podía abrazarla, estabamos separados por unas rejas metálicas. Tal cual como si estuviera en una cárcel y ahora que se fue, solo le digo que abrace a papá por mi", concluyó Miller. 

Artículos Relacionados

+ Artículos