Por: Redacción Tecnología • Colombia.com

Historias demoníacas: 'Meridiana', el súcubo que logró 'pervertir' con su poder al Papa Silvestre II

Los súcubos, son reconocidos en la antigüedad como entidades malignas que succionan la energía sexual de sus víctimas: esta es la historia de 'Meridiana'. 

Actualización
'Meridiana' succionó toda la energía sexual del Papa, y lo dejó sin vida. Foto: Pexels
'Meridiana' succionó toda la energía sexual del Papa, y lo dejó sin vida. Foto: Pexels

Los súcubos, son reconocidos en la antigüedad como entidades malignas que succionan la energía sexual de sus víctimas: esta es la historia de 'Meridiana'. 

Gerberto de Aurillac, era el nombre real del Papa Silvestre II (999-1003) y extrañamente un hombre de fe, fue uno de los primeros casos demoníacos conocidos de la energía sexual: esta es la historia de 'Meridiana', el súcubo que logró pervertir a un Papa católico. 

Cientos de años atrás, en el siglo XI, Gerberto aún siendo sacerdote, conoció a una mujer con una belleza irresistible, se hacía llamar 'Meridiana', al menos, eso pensó de Aurillac, que era una mujer común. 

Sin embargo, apenas ganó su confianza, le reveló que a través de las artes místicas, podía acceder a su cuerpo, su belleza, su inteligencia y buena fortuna, como siempre soñó. 

Aunque a primera instancia, el joven sacerdote se resistió, por que 'Meridiana' aseguraba que ante el mundo "él amaba a Dios", pero en la intimidad, tendía que "serle fiel por toda la eternidad". 

Pero no pudo resistirse más, Gerberto accedió al pacto demoníaco, mientras 'Meridiana' se alimentaba de toda la energía carnal que "reprimía" el sacerdote. El tiempo pasó y como el súcubo había prometido "buena fortuna" y "ascensos", llegó a ser Papa de la iglesia católica. 

La energía vital del ahora Papa Silvestre II, se fue esfumando, y debido a todos los años de alimentar a Meridiana, poco a poco, la vida se fue "apagando" y la súcubo, le hizo saber que "ya no le servía más". 

Aún en la edad moderna, aseguran que la tumba del Papa Silvestre II suda cuando se avecina el deceso de un líder de la iglesia católica, como un presagio, siempre mantienen "limpia y en orden" el lugar de descanso de Gerberto, el Papa que prevertido por un demonio. 

 

Artículos Relacionados

+ Artículos