Nina Kulagina, el único caso de telequinesis del Ejército Rojo y el más polémico de la época

¿Mover objetos con la energía de la mente? Sí, era algo que Nina Kulagina podía hacer y es uno de los casos más polémicos de la historia.

Actualización • Mar, 06 / Abr / 2021 10:54 am

SÍGUENOS EN:

Google News
Los detalles de la investigación nunca arrojaron resultados que negaran el poder de Nina. Foto: Twitter @ORY85

Los detalles de la investigación nunca arrojaron resultados que negaran el poder de Nina. Foto: Twitter @ORY85

Actualización • Mar, 06 / Abr / 2021 10:54 am

¿Mover objetos con la energía de la mente? Sí, era algo que Nina Kulagina podía hacer y es uno de los casos más polémicos de la historia.

Nina Kulagina, era una mujer rusa que pasó a la historia como la única mujer que ha tenido poderes "comprobados" de telequinesis, es decir que usaba su mente para mover objetos, "como Matilda" la niña de la película de los 90's. 

Se llamaba Ninel Sergeyevna Milhkailova nació en Leningrado en 1926, y como muchas personas de su época, se enlistó en el Ejército Rojo para luchar en contra de la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial. 

En ese período conoció al ingeniero naval Viktor Vasilievich Kulagin, de quien heredó su apellido de casada, fue su esposo quien vivió gran parte de estos episodios de telequinesis, ya que cuando se enojaba con él, las cosas salían 'disparadas' por toda la habitación. 

Te gustaría leer también:

Leonid Vasiliev, un investigador soviético decidió investigar a Nina, y ella accedió fue examinada al menos en 25 laboratorios diferentes, en institutos psiquiátricos, de radio, de electrónica y de ciencias.

También se sometió a hipnosis, psicotrónica, psicoterapia emocional, a la cámara de Kirlian, a pruebas neurológicas, físicas, químicas, electromagnéticas y médicas para descartar que se tratara de un fraude. 

Fueron tantas las pruebas, que se convirtió en el primer caso más documentado de la historia, tenía validación científica y filmada. De hecho, hasta verificaban el lugar donde ella se sentaba ó llegaba a hacer sus experimentos. 

Uno de los ejercicios más espeluznantes que hizo Nina, fue la manipulación de los latidos del corazón de una rana, el órgano mantuvo un ritmo normal, pero fue acelerándolo hasta que dejó de latir. Esto demostró que su poder mental era tan fuerte que tenía la capacidad de incidir sobre la vida de otro ser. 

En una de las entrevista Nina dijo que ella no tenía ningún poder sobrenatural, si no que el poder provenía de su madre, que también con concentración y fuerza mental podía mover las cosas con su la energía de su mente. 

También aseguró que después de hacer este tipo de cosas, ella sentía dolores fuertes en la zona lumbar y en la columna, también su visión se veía afectada, al momento de hacerlo. 

Redacción Tecnología • Colombia.com • Mar, 06 / Abr / 2021 9:24 am