Por: Redacción Redes • Colombia.com

El hombre que lleva 25 años tratando de parecerse al diablo

Michel Faro do Prado es un tatuador brasileño que lleva 25 años tratando de parecerse al diablo, y sí que lo ha logrado, porque se ha hecho implantar cuernos, colmillos, y su nariz y orejas se parecen más a la de una bestia que a las de un humano.

Un tatuador brasileño se ha realizado todo tipo de operaciones para parecerse al diablo. Foto: Twitter @Najia_PR / @hurriyatpk1
Un tatuador brasileño se ha realizado todo tipo de operaciones para parecerse al diablo. Foto: Twitter @Najia_PR / @hurriyatpk1

Michel Faro do Prado es un tatuador brasileño que lleva 25 años tratando de parecerse al diablo, y sí que lo ha logrado, porque se ha hecho implantar cuernos, colmillos, y su nariz y orejas se parecen más a la de una bestia que a las de un humano.

El diablo, la representación del mal y el principal tentador de los hombres, está presente en la vida de la humanidad desde su origen mismo, y a pesar de que distintas culturas en la historia de la humanidad le otorgan rasgos y una ambientación particular, está representado como una bestia con cuernos, cola y patas de cabra.

Existen muchas personas en el mundo que han asegurado haberse topado alguna vez con esta personificación del mal y señor de las tinieblas, una figura con la que se asusta todavía a los niños que no se portan correctamente y que estuvo cerca de ser eliminada del escudo de un tradicional equipo de fútbol por su influencia negativa en los resultados obtenidos por el onceno.

No todos ven al demonio con rechazo, muchos quieren seguir sus lineamientos del mal y se sumergen es sus tinieblas con ritos y toda suerte de aspectos ocultos, aunque no todos quieren lucir como él, porque a pesar de ser adeptos a sus decretos malignos, saben que su figura no es la más atractiva.

Cuando alguien no luce con mucho atractivo le dicen que se parece al diablo, esto enoja a quienes no son muy agraciados físicamente y pone felices a quienes tienen el mal como bandera y fe, pero para un ciudadano brasilero, sencillamente el diablo se ha convertido en su vida.

Michel Faro do Prado es un tatuador brasileño de 44 años, que desde los 19 se ha realizado todo tipo de intervenciones quirúrgicas con la única finalidad de ser lo más parecido posible al diablo, la última fue la implantación de colmillos plateados, aunque esta no fue la que mayor impresión causó, porque anteriormente se había realizado la implantación de cuernos y una resección en la punta de las orejas y de su nariz.

Si todo lo que se ha hecho en su cuerpo este tatuador brasileño causa impresión, el cercenar sus dedos anulares no deja de causar estupor, pues pocas personas pedirían quitarse los dedos por lucir de forma “estética”, pero él sí lo hizo y lamenta que, a pesar de soportar el dolor, no lo pueda hacer con mayor proporción, para poder continuar con sus procedimientos y ser lo más fielmente parecido al príncipe de las tinieblas.

Su compañera sentimental no solo lo apoya con su transformación, sino que ella también se ha hecho algunas, aunque comparadas con las de su novio, resultan menores.

Para Michel es imposible pasar desapercibido a donde vaya, muchos salen despavoridos al verlo, pero otros sienten mucha curiosidad y se le acercan para constatar que su aspecto es el del mismo diablo.

TAGS: Diablo, Cirugías

Artículos Relacionados

+ Artículos