Chiribiquete: La Capilla Sixtina de América

Chiribiquete es la Capilla Sixtina de América porque su belleza es suprema y su arte pictórico es de inmenso valor para la humanidad.

Actualización • Mar, 08 / Sep / 2020 11:44 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
En medio de la maravillosa vegetación aparece la majestuosa Serranía de Chiribiquete. Foto: Facebook Parque Natural Serranía de Chiribiquete

En medio de la maravillosa vegetación aparece la majestuosa Serranía de Chiribiquete. Foto: Facebook Parque Natural Serranía de Chiribiquete

Actualización • Mar, 08 / Sep / 2020 11:44 pm

Chiribiquete es la Capilla Sixtina de América porque su belleza es suprema y su arte pictórico es de inmenso valor para la humanidad.

La Capilla Sixtina es una estancia que conforma el Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano y es la más conocida del estado más pequeño del mundo y residencia oficial del Papa.

Este lugar es un sitio sagrado porque sirve como escenario para la adoración a Dios, aunque muchos consideren que su carácter supremo se debe a las pinturas que adornan sus paredes y su techo.
El hombre siempre ha querido expresar su devoción a todo lo que compone su mundo material, pero también el que se encuentra en su interior, es decir, ese mundo que lo conecta con lo sagrado y divino.

Sabemos que la Capilla Sixtina se encuentra en el Vaticano, pero si decimos que en el continente americano existe una que no es una réplica de la original y que se encuentra en Colombia, ¿dónde crees que se encuentra?

Quizás vas a quedar perdido con la respuesta, pues lo más curioso es que su descubrimiento se produjo justamente porque un grupo de perdidos dio accidentalmente con ella y la historia es la siguiente:

En el año de 1986, cuando Carlos Castaño, el Director de los Parques Nacionales de Colombia se desplazaba a Leticia, en la entonces Comisaría del Amazonas (Se hizo departamento desde la Constitución de 1986). El viaje debía ser hecho en una pequeña avioneta que debía realizar varias escalas para abastecerse de combustible y en una de ellas, realizada en San José del Guaviare, una tormenta hizo que el piloto decidiera rodear la tormenta, pero esta los desvió de la ruta y perdidos, encontraron un paisaje majestuoso compuesto por grandes peñones en medio de la selva, algo que ni Castaño, gran conocedor de los territorios nacionales había visto: La Serranía de Chiribiquete, un lugar compartido por los departamentos de Caquetá y Guaviare.

Castaño y un equipo investigador realizaron después una expedición al lugar del que ya tenían sus coordenadas y al llegar, se encontraron con un espectáculo visual y espiritual, los grandes cerros eran unas cumbres que surgían majestuosas entre el verde más verde jamás visto.

En medio de una naturaleza indescriptible, los cerros daban una especial bienvenida porque en sus paredes se veían dibujadas unas figuras, eran unos murales gigantescos con más de 75.000 pinturas rupestres, que, según los expertos, la convierten en la más grande de América.

En estas pinturas el jaguar es protagonista y el lugar es de profunda importancia por su cosmogonía que lleva a los momentos más primitivos del poblamiento del continente por lo que se considera que estos murales naturales son las primeras expresiones culturales del mismo.

La calidad de los pictogramas es muy alta y su diseño y significado nos adentran a un contexto religioso y espiritual, por lo tanto, esta Capilla Sixtina debe ser cuidado con el mismo celo con el que se cuida la del Vaticano.
La Serranía de Chiribiquete es un templo natural que años de guerra interna nos privaron de conocer y que hoy debe ser considerado intocable porque la preservación de su naturaleza y de su contenido artístico e histórico debe ser una obligación.

Juan Carlos Garcia Sierra • Colombia.com • Mar, 08 / Sep / 2020 11:43 pm

SÍGUENOS EN:

Google News