Colombia.com

Monumento a la India Catalina

La India Catalina, es considerada un símbolo en la histórica y colonial ciudad de Cartagena de Indias.

Monumento a la India Catalina
Monumento a la India Catalina en Cartagena

Enorme como el orgullo de un pueblo y bella como sus mujeres

Cuenta la leyenda que la región que corresponde a lo que hoy es Cartagena estaba habitada por tribus cuyas mujeres eran muy hermosas y que los españoles recién llegados no pudieron resistir a sus encantos y quedaron hechizados por su belleza. Una de ellas, la India Catalina se convirtió en un símbolo no solo de la belleza indígena sino en un ícono del proceso del mestizaje en Colombia.

Hija de un cacique, la India Catalina fue raptada y llevada muy joven a España por el adelantado conquistador Diego de Nicuesa, allí fue educada y convertida a la religión católica para luego regresar a América. Una vez restablecida en Cartagena, la india Catalina fue la encargada de mediar entre los pueblos indígenas y los españoles ya que ella aprendió a hablar perfecto español y además conocía y dominaba las lenguas nativas.

Por prestar los servicios de traductora, la India Catalina gozaba de un trato y posición especial, algunos historiadores afirman que ella se aprovechó de eso para obtener poder y beneficios personales pero otros afirman que su condición la aprovechó para evitar que se cometieran abusos en contra de los pueblos indígenas, de hecho se afirma que ella misma los exhortó muchas veces a la rebelión y sublevación contra la dominación española.

Descubre más atractivos turísticos AQUÍ

De la India Catalina se dice que fue la mujer de Pedro de Heredia y que ella misma compareció ante un tribunal denunciando las atrocidades del español, razón que le valió la pena de muerte.

La imagen de la India Catalina tiene tintes políticos pero los habitantes de Cartagena la consideran un símbolo de las etnias indígenas que poblaron los orígenes de la zona y una representante de la raza caribe así muchos hayan pretendido mostrarla como un personaje mezquino y aprovechado.

La historia de su monumento se inicia en 1961 cuando el director del Festival de Cine de Cartagena, Víctor Nieto encargó a Héctor Lombana, el mismo escultor del monumento a los zapatos viejos, una estatuilla con la que fuesen premiados los ganadores de dicho festival.

Fue tanta la acogida que tuvieron las estatuillas y tan admirada su belleza que el mismo director del festival quiso realizar otra escultura de la India Catalina pero de mayores proporciones, así que se contrató al artista Eladio Gil para esta labor en el año de 1974.

Desde su origen la estatua está ubicada en la intersección de la Avenida Pedro de Heredia y la Avenida Venezuela pero fue trasladada 11 metros para dar paso a las obras del sistema de transporte masivo de la ciudad y es un símbolo de los atractivos turísticos pues no hay turista que no quiera tomarse una fotografía frente a este monumento de hermosa silueta y senos firmes.

Cuando se visita Cartagena de Indias se es recibido por una estatua hermosa de grandiosas dimensiones como el sentir de un pueblo alegre y orgulloso de su historia y de sus costumbres. Cartagena es un lugar acogedor que lo hará soñar con regresar porque no bastan unos días para gozar todo lo que la ciudad ofrece.

Visite Cartagena y no olvide fotografiarse ante la India Catalina.