Colombia.com Bogotá Miércoles, 20 / Mar / 2019

Tener hijos luego de los 35 años tiene más ventajas de las que crees

Cada vez son más las mujeres que esperan para tener hijos entre los 30 y los 40, ya que se tienen mayores ventajas físicas y psicológicas.

Tener hijos luego de los 35 años tiene más ventajas de las que crees
Kim Kardashian es un ejemplo de ser madre a los 30's. Foto: Instagram Kim Kardashian.

La decisión de ser madre tiene que ver muchas veces con la concreción de objetivos personales y profesionales. En la última década son muchas las mujeres que deciden retrasar el embarazo.

Pero no sólo la satisfacción personal es uno de los beneficios de esperar una edad madura para tener hijos, varios estudios indican que la maternidad tardía tiene grandes ventajas sobre la salud.

Según el National Institute of Health en los Estados Unidos, el embarazo tardío previene cualquier tipo de trastorno femenino, entre los que se cuentan la endometriosis, miomas uterinos y ovarios poliquísticos.

Estos problemas de salud femeninos se ven altamente disminuidos al quedar embarazada, según apuntan ginecólogos y endocrinólogos.

La edad y madurez al momento de concebir también juega un importante papel. Las madres mayores entre los 30 y los 40 tienen mayor capacidad para abandonar hábitos poco saludables.

Los beneficios no se detienen allí, otro estudio norteamericano ha demostrado que tener hijos después de los 35 años aumenta el poder cerebral mientras disminuye la pérdida de memoria.

Una investigación de la Sociedad Americana de Geriatría encontró que de una muestra de 830 mujeres, las que tuvieron hijos después de los 35 tenían mayor memoria que las que lo hicieron en sus veintes.

La mayoría de los estudios concluyen que tener hijos entre los 30 y los 40 años, otorga beneficios cuyos efectos duran más en el organismo de la madre.

Seis ventajas de tener hijos a los 35 años (o más)

Sin lugar a dudas, la edad de la madre es un factor influyente en el desarrollo de los hijos. La madurez con la que se enfrenta la mujer a la maternidad evidentemente repercute en la crianza de los hijos y en su vida futura. Por ello mencionamos seis grandes ventajas de ser madre a partir de los 35.

Mejoran las habilidades mentales

Son diversos los estudios que relacionan la edad materna avanzada con una mejora de las habilidades mentales. Según un estudio publicado en Journal of the American Geriatrics Society, las mujeres que tienen a su primer hijo después de los 35, obtienen mejores resultados en los tests de agudeza mental, de resolución de problemas y de capacidades verbales.

Uno de los motivos podría deberse a que el aumento de hormonas que se produce durante el embarazo podría afectar la química del cerebro, y que a mayor edad de la madre, más durarán esos cambios en su cerebro. Ello se traduce en una mejor función cognitiva en edades avanzadas.

Te puede interesar: Helados de leche materna, la alternativa para calmar a tu bebé

Castigan menos a los hijos

Pero los beneficios no sólo son para ellas, sino también para los hijos y la forma en la que estos serán educados. Un nuevo estudio sobre casi 5.000 madres en Dinamarca, publicado en una edición reciente de la revista European Journal of Developmental Psychology, ha encontrado que las madres mayores son menos propensas a gritar a sus hijos e imponer castigos severos, y que los niños son menos propensos a tener problemas sociales, emocionales y de comportamiento.

Al comprobar lo referido anteriormente en los niños de madres con edades de 7, 11 y 15, se encontró que los hijos de mamás mayores tienen menos problemas sociales, emocionales y de comportamiento en las edades de 7 y 11, pero no por 15. También se observó que la madres mayores eran menos propensas a regañar duramente y disciplinar a sus hijos.

Tienen una mejor situación económica

A estas edades, la mujer suele contar con una mejor situación económica y una situación laboral consolidada. La estabilidad económica permite afrontar la crianza de los hijos con mayor tranquilidad.

Son más maduras

La madurez psicológica es una ventaja en sí misma. Hay padres y madres que han tenido hijos en sus veintes y han vuelto a tenerlos en sus cuarentas y dicen que la diferencia es muy notoria. Priorizan las preocupaciones realmente importantes y evaden aquellas que no lo son tanto.

Se vuelven más flexibles y tolerantes, generando un ambiente positivo y menos estructurado, lo cual conduce a una crianza más sana y feliz.

Llevan una vida más sana

Generalmente, a edades avanzadas, las mujeres tienen mayor conciencia sobre nutrición saludable. Son más cuidadosas con la dieta, se preocupan más por la calidad de alimentos que consumen, y ello repercute en una mejor alimentación de los hijos.

Tienen mayor autoconfianza

A su vez, tienen una percepción más positiva de su cuerpo, se conoce mejor y una mayor confianza en las decisiones que toma. Esta seguridad también repercute en la coherencia a la hora de educar a los hijos. No quiere decir que las mujeres de menor edad no la tengan, pero evidentemente la experiencia de vida contribuye a tomar mejores decisiones para nuestros hijos.

 

Redacción Vida Sana - Colombia.com