Actualización: Lun, 25 / Feb / 2013 12:23 pm
Lunes, 25 / Feb / 2013

Tips nutricionales para las personas con hipotiroidismo

Archivado en Nutrición

El hipotiroidismo es la enfermedad más común de la glándula tiroidea y produce numerosas alteraciones en el metabolismo del organismo humano. 

Tips nutricionales para las personas con hipotiroidismo
La glándula tiroidea presenta una disminución en su funcionamiento y producción de hormonas. Existen varias causas, algunas de ellas son: deficiencia de yodo y consecuente agrandamiento de la glándula tiroidea (bocio), exceso de yodo, medicamentos (Ej. litio), problemas autoinmunes (Ej. Tiroiditis de Hashimoto), entre otras. Su incidencia se incrementa con la edad y es más frecuente en mujeres.

Las hormonas tiroideas son muy importantes en el organismo, ya que regulan (estimulan) la tasa de oxidación celular prácticamente en todos los tejidos, es decir su función es la de regular el metabolismo. Como consecuencia, se presenta una alteración en el metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos. 

Algunos pacientes con hipotiroidismo presentan: pérdida de cabello, infertilidad, debilidad corporal, sonmolencia, voz ronca, vaciado gástrico lento, con digestiones pesadas y estreñimiento; aumento involuntario de peso corporal; retención de líquidos, aumento de colesterol LDL, reducción de calcio sérico y mayor riesgo a osteoporosis; anemia. Sin embargo, lo anterior, puede estar presente en otras enfermedades, sin que exista un hipotiroidismo.

Existen sustancias consideradas bociógenas, es decir, que aumentan el riesgo a sufrir de bocio, porque bloquean la utilización del yodo e interfieren con la síntesis de hormonas tiroideas. Algunos alimentos que las contienen: col, yuca cruda, nabo, brócoli y col de bruselas. Éstas sustancias se inactivan con el cocimiento.

La deficiencia de yodo durante el embarazo y el inicio del crecimiento, puede ocasionar cretinismo, un síndrome caracterizado por deficiencia mental, sordomudismo, cuadriplejía, estatura corta, y retraso moderado de la maduración intelectual.

El diagnóstico y tratamiento incluyen medición de ciertos exámenes de sangre (Ej. T.S.H., Anticuerpos Tiroideos) y administración diaria de medicamentos (hormonas tiroideas) vía oral indicados por un Médico Endocrinólogo; el plan nutricional ha de ser diseñado en consulta por un Licenciado en Nutrición y Dietética y/o Especialista en Nutrición.

Algunos Tips, de utilidad para pacientes con hipotiroidismo, son:

Mantener una ingesta adecuada de yodo proveniente de alimentos tales como: rábano, leche descremada, pescados y sal comercial yodada.

En caso de problemas tiroideos autoinmunes, evitar suplementos con zinc.

Mantener una adecuada ingesta de antioxidante selenio. Su contenido se ha identificado en ciertos alimentos: nueces, pescados y lácteos. 

Reducir el consumo de alimentos que aumentan la excreción fecal de tiroxina: harina de soja y aceite de girasol.

Aminorar el consumo de alimentos que contengan sustancias bociógenas (pueden interferir con la síntesis de las hormonas tiroideas). Ej. semilla de colza, verduras crucíferas (repollo, col de Bruselas, brócoli y coliflor), maíz y fríjol blanco.

Aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio (Ej. yogur light y requesón).

Beber 2 ó más tazas de té verde descafeinado al día, antes de las 2pm (para prevenir insomnio), pudiese mejorar la metabolización de grasa corporal excesiva.

Llevar una alimentación equilibrada y consumir las calorías necesarias para la edad, estatura, peso y actividad física del paciente. Fraccionar su alimentación en 3 comidas principales y varias meriendas (generalmente 2), también ayudará a mejorar su metabolismo. Consulte en persona con un Licenciado en Nutrición y Dietética y/o Especialista en Nutrición Clínica. Recuerde dormir aprox. 8 horas diariamente y practicar ejercicio físico (previa autorización médica) habitualmente.