Actualización: Jue, 14 / Oct / 2010 5:19 pm
Jueves, 14 / Oct / 2010

Café y condones gratis para frenar el alcoholismo en jóvenes

Desayuno, hawaianas, condones y piruletas gratis para los más ebrios. Es la iniciativa que pusieron en marcha las autoridades de Camden Town, en Londres.

Café y condones gratis para frenar el alcoholismo en jóvenes

Desayuno, hawaianas, condones y piruletas gratis para los más ebrios. Es la iniciativa que pusieron en marcha las autoridades de Camden Town, en Londres, con la que se pretende frenar los numerosos incidentes vinculados al consumo de alcohol durante los fines de semana.

Los propios agentes de la Policía británica son los encargados de repartir el material en el interior de una carpa situada en Inverness Street, entre las 8:.30 p.m. y las 4 a.m. de cada viernes y sábado, según publica el rotativo británico London Evening Standard.

Allí reparten café, té y galletas, para aliviar los estragos del alcohol, así como piruletas, con el objetivo de mitigar la necesidad de azúcar de quienes hacen cola para comer algo y que, con frecuencia, protagonizan incidentes violentos.

Los policías además hacen entrega de unas hawaianas para evitar las  caídas  de aquellas jóvenes en estado de embriaguez que se excedieron con la altura de sus tacones.

Por último, suministran folletos con consejos sobre el alcohol, las drogas y problemas de salud sexual. La iniciativa, que se mantendrá en marcha hasta finales de año, costaría  decenas de miles de libras al año si se adoptara de forma permanente.

El Consejo de Camden, uno de los organizadores junto a la Policía de este distrito londinense, destaca los beneficios de esta oferta de bebidas y alimentos "para calmar a la gente y reducir su agresividad" tras el consumo de alcohol.

"Estamos gastando unos pocos cientos de libras cada fin de semana para garantizar que las personas que vienen a nuestra zona puedan disfrutar y llegar a casa con seguridad", asegura Abdul Hai, miembro del Gabinete de Seguridad de Camden, en declaraciones recogidas por el London Evening Standard.

Sin embargo, la iniciativa ha suscitado críticas en distintos sectores de la sociedad británica. "Los borrachos  ya cuestan millones a los contribuyentes cada año y no deberían ver recompensada su conducta con golosinas", denuncian desde la Alianza de Contribuyentes.

"Este plan no hace nada para aumentar la responsabilidad individual o hacer frente a lo que es un problema social creciente", destaca esta organización, escandalizada por el "horroroso desperdicio de impuestos y de recursos policiales", afirman.

Los servicios médicos de Camden Town recibieron en 2009 un total de 3.453 llamadas relativas a incidentes vinculados al consumo alcohol, la segunda cifra más alta en todo Reino Unido.

Con información de 20minutos.es