Actualización: Jue, 17 / Mar / 2011 1:55 pm
Jueves, 17 / Mar / 2011

El ejercicio en edades tempranas ayuda a prevenir el alzhéimer

Investigadores de Neurociencias de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla han subrayado que el ejercicio físico tiene un efectos en el proceso de formación de neuronas en el cerebro adulto, evitando el alzhéimer.

El ejercicio en edades tempranas ayuda a prevenir el alzhéimer
Es necesario actuar en etapas tempranas para conseguir mejores resultados".Este proceso de formación de neuronas, denominado neurogénesis "se ve favorecido gracias al entrenamiento en edades tempranas", explica el director de la División de Neurociencias y Catedrático de Fisiología de la Olavide, José María Delgado.

Por el contrario, afirma que cuando el individuo es adulto, "ni el entrenamiento, ni el aprendizaje afectan a la formación de nuevas neuronas".

"Es necesario actuar en etapas tempranas para conseguir mejores resultados. De igual manera es importante continuar con la práctica de ejercicio a lo largo de toda la vida del individuo por los numerosos beneficios que reporta para la salud", destaca el investigador.

Atenuar los efectos del alzhéimer

El estudio, publicado en la revista Plos One, ha contado también con la participación del Instituto Catalán de Bioingeniería, el Departamento de Biología Celular de la Universidad de Barcelona y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned).

Aunque no es posible frenar la enfermedad, el ejercicio puede disminuir la intensidad de los síntomas"Según sugiere otro estudio, en el que participan neurocientíficos de la Pablo Olavide -junto al Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IIBB), la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de California-, el ejercicio físico y las tareas mentales, realizadas en ratones modelo de alzhéimer, facilitan el proceso de aprendizaje y memoria retrasando el desarrollo de la enfermedad.

Delgado explica que "a pesar de que no es posible frenar el desarrollo de la enfermedad, la práctica de ejercicio puede disminuir la intensidad de los síntomas, ralentizando el avance de pérdida de memoria". Así, indica que alteraciones cognitivas propias del Alzheimer como la pérdida de memoria, ansiedad, depresión, falta de motivación y apatía, pueden verse atenuadas gracias al efecto neuroprotector que produce la práctica de ejercicio físico.

20minutos.es