Actualización: Mié, 14 / May / 2014 4:11 pm
Miércoles, 14 / May / 2014

Las cinco complicaciones más frecuentes en los bebés prematuros

Archivado en Salud

El desconocimiento de los padres de familia y los mitos que giran alrededor de la prematurez incrementan el impacto de estas complicaciones.

Las cinco complicaciones más frecuentes en los bebés prematuros

Los bebés prematuros están expuestos a un entorno que atenta contra su vida,  debido a la vulnerabilidad y a la interrupción en el desarrollo del recién nacido, su calidad y pronóstico de vida se ve afectado principalmente por cinco problemas de salud.  La Dra. María Eulalia Tamayo, neonatóloga del Grupo Nacer de la Universidad de Antioquia, explica de qué se tratan.

Un parto normal es aquel que se realiza entre la semana 37 y 42 de embarazo. Sin embargo, los bebés que nacen antes de este periodo de tiempo, no han crecido, ni se han desarrollado lo suficiente para exponerse a un entorno que atenta contra su vida.

“Dependiendo la edad gestacional, los recién nacidos deben permanecer hospitalizados. Hay que tener en cuenta que los centros de salud representan un ambiente hostil, precisamente por los virus e infecciones que pueden adquirirse”, aseguró la Dra. María Eulalia Tamayo.

El desconocimiento de los padres de familia y los mitos que giran alrededor de la prematurez incrementan el impacto de estas complicaciones.

1.      Síndrome de dificultad respiratoria neonatal

Una de las complicaciones de los bebés prematuros es la dificultad para respirar, precisamente porque sus pulmones están inmaduros y no producen una sustancia llamada surfactante. Ésta permite la expansión de los pulmones cuando el bebé respira después del parto.

Como la gran mayoría de los nacidos antes de tiempo no produce este agente, deben permanecer conectados a respiradores artificiales en los centros hospitalarios. 

2.      Displasia broncopulmonar

Esta complicación es frecuente en los bebés que nacen con un peso inferior a los 1.000 gramos, ya que sus pulmones están inmaduros.

Además, se caracteriza por la inflamación y la formación de cicatrices en estos órganos, ocasionando que los bronquios se compriman y dificulten la respiración del recién nacido. “Debido al oxígeno, al soporte ventilatorio y las infecciones durante la hospitalización, se altera el desarrollo pulmonar”, comentó la Dra. María Eulalia Tamayo.

El tratamiento consiste en un soporte respiratorio continuo y una nutrición  que permita garantizar la recuperación y el crecimiento adecuado del bebé prematuro. Cabe resaltar, que algunos de éstos pueden requerir oxigeno suplementario después de ser dados de alta.

3.    Cardiopatía Congénita

El corazón es el primer órgano funcional que se desarrolla durante el embarazo. A partir de la octava semana de gestación, algunos fetos presentan alteraciones en la formación de sus vasos sanguíneos, produciendo serias complicaciones al corto y mediano plazo.

La cardiopatía congénita es una de las complicaciones de nacimiento más frecuentes. Se calcula que uno de cada cien bebés sufre esta enfermedad, la cual, ocasiona el 20% de las muertes neonatales en todo el mundo.

4.    Infecciones

Los recién nacidos no son capaces de luchar contra los gérmenes que habitan en su entorno, ocasionando enfermedades que atentan contra su salud y calidad de vida. 

El Virus Sincitial Respiratorio es el que causa más infecciones en los pulmones y en las vías respiratorias de los bebés prematuros, presentándose con mayor frecuencia en los meses de invierno y en hogares o sitios habitados por muchas personas. Se calcula que en Colombia el 62% de los casos de Infección Respiratoria Aguda son ocasionados por el Virus Sincitial Respiratorio –VSR.

5.     Retinopatía

Ésta se ocasiona por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en el ojo del bebé. “Existen grados leves de esta complicación que pueden causar alteraciones mínimas en la visión del recién nacido. Sin embargo, en los casos severos si no se diagnostican oportunamente pueden ocasionar desprendimientos de retina o ceguera”, afirmó la Dra. María Eulalia Tamayo.  

Ante cualquier inquietud, no dude  en contactar a su médico neonatólogo. Éste se encargará de brindarle la información necesaria y oportuna para garantizar el correcto desarrollo del recién nacido.