Actualización: Lun, 16 / Jun / 2014 3:26 pm
Lunes, 16 / Jun / 2014

Enfermedades de la próstata que pueden afectar a papá

Archivado en Salud

De acuerdo con el último estudio de GLOBOCAN, en el mundo se diagnostican cada año más de 1 millón de nuevos casos de cáncer de próstata. Sin embargo, los hombres deben estar atentos a otras enfermedades.

Enfermedades de la próstata que pueden afectar a papá

Otras enfermedades que suelen manifestarse con frecuencia como lo son: hiperplasia prostática benigna que afecta a 1 de cada 3 hombres después de los 65 años de edad y  prostatitis que se presenta entre el 5 y 10% de la población masculina.

La próstata puede aumentar en tamaño con la edad, y aunque es un proceso normal después de los 50 años, si se agranda demasiado puede ocasionar problemas y enfermedades asociadas como:

Cáncer de próstata: “es una de las enfermedades más graves que pueden afectar la salud del hombre, pues en Colombia se diagnostican cada año cerca de 7 mil a 8 mil casos de cáncer de próstata y la mortalidad oscila entre el 10 y el 30 % dependiendo la zona del país”, afirma el doctor Juan Guillermo Cataño especialista en urología oncológica del Hospital Universitario San Ignacio en Colombia.

El cáncer de próstata es el tipo de cáncer más común en los hombres en Colombia y en el mundo, se estima que cada año se presentan cerca de 307 mil muertes a causa de esta enfermedad. Aunque aún las causas de esta patología son desconocidas, el cáncer se caracteriza porque las células de un determinado órgano comienzan a crecer de manera desordenada, transformándose en células malignas que recorren el cuerpo hasta hacer metástasis si no se trata a tiempo.

Hiperplasia prostática benigna - HPB: Según el doctor Cataño, la enfermedad más común es la hiperplasia prostática benigna que afecta a 1 de cada 3 hombres después de los 65 años de edad. Esta patología se caracteriza por el aumento de tamaño de la próstata, que puede causar goteo después de orinar o la necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche.

Prostatitis: es una inflamación de la próstata que se caracteriza por una infección generalmente causada por bacterias de las glándulas prostáticas, con una variedad de síntomas urinarios, molestias al tener relaciones sexuales y disfunción. Esta patología afecta entre el 5 y 10% de la población masculina, siendo el diagnóstico urológico más común en hombres menores de 50 años.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que pueden incrementar las posibilidades de presentar cáncer de próstata, además de la edad, hay que tener en cuenta los antecedentes familiares, ya que el riesgo se triplica cuando hay historiales en parientes cercanos. La raza también es un factor determinante pues las personas afroamericanas tienen una mayor incidencia de cáncer. Además aquellas personas que no tienen una dieta adecuada y no realizan una actividad física frecuente.

De acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer, algunos estudios también han encontrado que los hombres obesos pueden tener un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

En cuanto a la Hiperplasia prostática benigna es fundamentalmente la edad, pues entre los 40 y 50 años, hay crecimiento de la glándula prostática en la mayoría de los hombres.

Señales de alerta

El doctor Cataño explica que “en las fases iniciales de las enfermedades de la próstata, y sobre todo del cáncer, no se presentan síntomas que alerten al paciente, por lo que las señales aparecen en una etapa avanzada de las patologías”. Sin embargo los hombres deben estar alertos a  síntomas como: dificultades y esfuerzo para orinar, problemas de erección, debilidad o dolor en piernas, pies, espalda o caderas, Infecciones y sangrados en la orina y goteos o escapes.

Cuidado y prevención

Aunque no existe un método de prevención real que evite el desarrollo de estas enfermedades, se pueden aplicar diferentes estrategias para le detección temprana, disminuyendo los efectos de estas patologías en la salud general del paciente”.  De acuerdo con Cataño lo más importante es Consultar al urólogo y mantener una relación cercana con el médico para realizar oportunamente los exámenes correspondientes, como el examen de sangre del PSA (Antígeno Prostático Específico) o el examen digital del recto y así recibir un tratamiento oportuno y adecuado según la afección de cada paciente.

Otro de los factores fundamentales es la buena alimentación. Comidas con alto contenido de grasa no son beneficiosos para el organismo. Por el contrario alimentos de origen vegetal, verduras y frutas como el tomate, la toronja y la sandía, previenen futuros problemas en la glándula prostática, ya que son ricas en licopenos, una sustancia que disminuye el riesgo de cáncer.

Tratamientos:

Actualmente existen nuevas opciones de tratamiento que han demostrado reducciones estadísticamente significativas en los niveles de antígeno prostático (proteína producida por las células de la glándula prostática) en pacientes con alto riesgo de desarrollar enfermedad metastásica. Estas terapias reducen la progresión del cáncer de próstata y disminuyen el riesgo de muerte, además presentan menos efectos secundarios, permitiéndole al paciente mejorar su calidad de vida.

De igual manera el doctor Cataño explica que “en el país todos los medicamentos son asequibles, lo que permite disminuir la velocidad progresiva de las enfermedades de la próstata, permitiendo al paciente prolongar su vida y reducir la sintomatología, sin que necesariamente el paciente muera por cáncer de próstata”.

“El tratamiento para cáncer de próstata ha avanzado, pues se han desarrollado medicamentos que actúan aún después de que el paciente siga progresando a pesar del tratamiento tradicional, ayudando al paciente en etapas avanzadas de la enfermedad”, agrego en doctor Cataño.

Recomendaciones del especialista

- Todo paciente debe tener una consulta general con un médico de atención primaria, que oriente y determine si es requerida una valoración con el urólogo, para manejar los problemas de la próstata.

- Los hombres deben acudir a un chequeo inicial a los 40 años y dependiendo de éste se puede definir cuál es el esquema a seguir para cada paciente.

- Lo ideal es  consultar el médico cada año o que no pase un lapso mayor a tres años entre cada consulta.

- El examen de sangre no  excluye el examen de tacto, pues existe hasta un 30% de pacientes con tumores de la próstata graves, que no tienen cambios en su prueba de antígeno prostático, por lo que no se puede confiar en un solo examen.

- Todos los hombres son potenciales pacientes de enfermedades prostáticas, ya que en algún momento de la vida pueden desarrollar crecimiento de la glándula, por ello no se debe obviar un chequeo periódico o  un chequeo que permita estar alerta antes de que la edad se presente y que produzca daño irreversible.

- Visitar al médico después de los 40 años, consultar al urólogo y realizarse los exámenes de la próstata cada uno o dos años, de acuerdo con la indicación del especialista, puede prevenir o detectar a tiempo enfermedades de la próstata.