Actualización: Jue, 15 / Feb / 2018 3:43 pm
Jueves, 15 / Feb / 2018

7 fetichismos en la intimidad que no son tan extraños como parecen

Una de las cosas más complicadas es no poder identificar los fetiches, pues, muchas veces se desarrollan antes de que la persona se vuelva consciente de ellos.

7 fetichismos en la intimidad que no son tan extraños como parecen
Foto: Archivo

En el siglo XX y hasta hace algunos años atrás, el fetichismo era un tabú, sin embargo, en la actualidad ya no es así. Es un tema que ahora se habla con un poquito más de frecuencia.

Una de las cosas más complicadas es no poder identificar los fetiches, pues, muchas veces se desarrollan antes de que la persona se vuelva consciente de ellos.

En algunas oportunidades, las experiencias que tuvimos en la infancia influyen en la adultez, sin que la persona sea psicológicamente consciente de por qué él o ella ha desarrollado el fetiche específico.

Pues, la sensación física de excitación y otros sentimientos intensos pueden estar conectados en un nivel de "memoria corporal" a una experiencia que no se puede traducir en palabras.

Un verdadero fetichista no puede tener una experiencia íntima satisfactoria sin aquello que lo excita, y es un problema cuando interfiere con las relaciones reales o resulta en un comportamiento destructivo.

Cualquier cosa puede convertirse en un fetiche; solo depende de los deseos y preferencias de una persona.  Estos son los tipos de fetiche más comunes:

1. Anastimafilia: Atracción intensa hacia personas con obesidad, aunque también se define así a aquellas personas que sienten atracción por personas de altura diferente a la propia, ya sea muy alta o pequeña.

2. Agalmatofilia: Excitación a una estatua, muñeca, maniquí u otro objeto figurativo similar.

3. Frotismo o froteurismo: Excitación recibida al tocar a un extraño en un lugar lleno de gente.

4. Parcialismo: Excitación por una parte concreta del cuerpo de la pareja que no tenga connotaciones sexuales explícitas, por ejemplo, pies o manos.

5. Pubefilia o ginelofilia: Atracción al ver o tocar el vello púbico.

6. Triolismo: La excitación proviene al observar abiertamente a la propia pareja teniendo relaciones con otra persona.

7. Masoquismo: Atracción por experimentar dolor físico y psicológico.

Sin embargo, si tu fetiche está causando angustia, miedo o interrumpe tu vida diaria, entonces puede ser hora de buscar asesoramiento profesional.

Te puede interesar: 

El cáncer de huesos es el tipo más común de tumor óseo en niños

Posted by Colombia.com on Thursday, February 15, 2018

Fuente: whatthegirl