Actualización: Mar, 23 / Nov / 2010 12:27 pm
Martes, 23 / Nov / 2010

El aval científico del condón

Por primera vez, un Papa ha admitido la utilización del preservativo "en algunos casos particulares".

El aval científico del condón

Por primera vez, un Papa ha admitido la utilización del preservativo "en algunos casos particulares". La noticia, adelantada por L'Osservatore romano, daba este fin de semana la vuelta al mundo en pocas horas, despertando todo tipo de reacciones.

Aunque el Vaticano se ha apresurado a subrayar que las declaraciones no pueden considerarse "un cambio revolucionario" y que en ningún caso reforman "las enseñanzas de la iglesia", son muchos los que ven en sus palabras "un primer paso" importante.

"Las instituciones tienen sus ritmos y este es un primer avance, pero la aceptación total terminará cayendo por su propio peso", señala José Alcamí, director del Laboratorio de Inmunopatología del sida del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

"La realidad es muy tozuda y la utilidad del preservativo es algo tan obvio que no tiene vuelta de hoja", remarca.

Coincide con su punto de vista Federico Pulido, especialista de la Unidad de VIH del Hospital 12 de Octubre de Madrid, quien subraya que el preservativo es "sin duda la principal herramienta que tenemos hoy en día para luchar contra la expansión del virus del sida".

Efectividad probada

Todos los especialistas consultados por Elmundo.es indican que la eficacia de los profilácticos es muy superior a la de otros métodos para el control de la transmisión del VIH.

"En el caso del condón se puede hablar de prácticamente un 100% de efectividad cuando se usa correctamente", señala Alcamí. En cambio, los estudios realizados sobre gel microbicida más prometedor desarrollado hasta el momento sitúan su efectividad "sólo en un 40% o 50%", añade.

La circuncisión también se ha mostrado como una medida con un importante impacto, pero su eficacia probada a la hora de reducir el riesgo de infección también ronda únicamente "el 50% o el 60%".

"La circuncisión tiene un efecto a nivel poblacional. Sí reduce el riesgo de infección a gran escala, pero en términos personales, tiene poco que añadir, ya que el individuo se expone a un riesgo importante", señala Pulido.

Por otro lado, para ambos especialistas, las campañas que se basan sólo en la abstinencia y la fidelidad para combatir la expansión del virus "no son realistas".

"Es cierto que las personas menos promiscuas tienen menos riesgo de infectarse, pero basar en eso toda una estrategia es dar la espalda a la realidad", aclara Pulido.

En el futuro

Ni siquiera la esperada vacuna podría, para estos especialistas, desbancar a corto plazo al preservativo en la protección contra el VIH.

"Si tuviéramos una vacuna que protegiera al 100%, tal vez el condón no hiciera falta, pero la realidad es que eso hoy en día es ciencia ficción", apunta Pulido.

"En el caso de que sólo ofreciera una protección parcial, que ya sería todo un logro, habría que seguir usando el preservativo", añade Alcamí, quien recuerda, además, que el condón no sólo evita la transmisión del VIH, sino que mantiene alejadas otras muchas enfermedades. "Es seguro y es eficaz", insiste.

"Quienes ponen en duda su eficacia deberían demostrar cuántos de los que usan el preservativo se infectan", apunta, por su parte, José Antonio Varela, miembro del Grupo Español para la Investigación de Enfermedades de Transmisión Sexual.

Para este especialista, las declaraciones del Papa son "apropiadas, aunque un poco tardías. Deberían haberse producido mucho antes", indica.

También la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha aplaudido en Berlín la reciente justificación parcial que el papa Benedicto XVI ha hecho del uso del preservativo, informa Efe.

"Yo aplaudo esta posición. Se trata de la primera vez que el Vaticano respalda el uso de preservativos. Es una buena noticia para todos nosotros, un buen comienzo", ha afirmado Chan en la rueda de prensa de presentación del informe anual de su organización.

Elmundo.es