Actualización: Vie, 03 / Dic / 2010 12:50 pm
Viernes, 03 / Dic / 2010

¿Sabes por qué no llegas al orgasmo?

¿Estás segura de que tus relaciones sexuales son perfectas? Identificamos los errores más frecuentes cometidos entre sábanas y desvelamos cómo superarlos.

¿Sabes por qué no llegas al orgasmo?

A veces creemos estar haciendo bien las cosas y luego resulta que a la pareja no se le satisface tanto como pensábamos. La falta de comunicación, el miedo a lo desconocido y los complejos pueden convertirse en obstáculos a la hora de intentar llegar al orgasmo.

¿Quieres ser una diosa del sexo? Presta atención a los errores más comunes que se suelen cometer en la cama. Pon remedio en el caso de estar cometiéndolos y empieza a disfrutar del sexo más intenso y placentero

Los miedos te privan del orgasmo

Existe un miedo al dolor. Pero destierra esta miedo que te bloquea, porque si no existen impedimentos físicos y la estimulación es correcta, el sexo no tiene porqué ser doloroso.

El miedo al embarazo y a la enfermedad es otra de las causas que impiden alcanzar el orgasmo. En este caso, el miedo se combate con información y con el acceso a los métodos contraceptivos y profilácticos pertinentes.

Además, aún se arrastra la idea que el sexo es un oasis únicamente masculino: las mujeres no disfrutan de él, únicamente participan para proporcionarles placer a ellos. Pero esta mentalidad retrógrada ha cambiado. Y ahora, tú tienes el mismo derecho que tu pareja ha gozar.

El mal entendimiento con tu pareja es un obstáculo para disfrutar del mejor sexo. Los posibles desajustes entre la pareja también pueden imposibilitar el orgasmo. Las peleas, la infidelidad, la falta de interés y de atracción física, la rapidez o la escasez de juego sensual... son las conductas menos propicias para alcanzar la cumbre del placer.

La baja autoestima condiciona de forma contundente las relaciones sexuales y su éxito. Está claro que, en este caso, potenciar la confianza será la mejor manera de resolver el problema.

A parte de las causas psíquicas también existen condicionantes físicos y orgánicos que pueden frenar el orgasmo femenino. Los trastornos ginecológicos y endocrinos (las lesiones vaginales, la flacidez de la musculatura, la anorexia nerviosa, la ansiedad y la depresión...) pueden impedir que la mujer alcance el orgasmo. Además, el alcohol y algunos fármacos también pueden ser desencadenantes de la anorgasmia.

Tipos de anorgasmia

Existen diferentes tipos de anorgasmia. La gravedad depende de la imposibilidad total o absoluta de alcanzar el clímax y, también, de la importancia que la propia mujer le otorgue al hecho de culminar su encuentro sexual con un orgasmo.

La anorgasmia primaria es la incapacidad total y continua de llegar al orgasmo.

La anorgasmia situacional, supone la posibilidad de alcanzarlo a través de la estimulación manual del clítoris en solitario o en pareja.

La anorgasmia coital, que es la incapacidad de alcanzar el orgasmo únicamente a través del coito, pero no anula otras formas de llegar al máximo clímax.

La anorgasmia secundaria que es aquella que aparece después de un período de satisfacción sexual y que, normalmente, responde a un cambio en las motivaciones y en las inquietudes de la mujer (se produce, sobre todo, durante el embarazo, la menstruación o después del parto).

Nosotras.com